Piura: Miles de moradores que se movilizan por la reconstrucción bloquean vía Piura-Chiclayo (FOTOS y VIDEO)

Pobladores de Catacaos y Cura Mori tras cumplirse 8 meses del desborde del río Piura reclaman se acelere la reconstrucción

28 de Noviembre del 2017 - 09:37 » Textos: Cinthia Cherres Huamán » Fotos: Correo

Cansados de la indiferencia y el olvido, unos 3,000 pobladores de Catacaos, Cura Mori y algunos sectores de Piura realizaron, por tercera vez, una movilización para exigir celeridad en las obras de reconstrucción. Precisamente ayer se cumplieron ocho meses desde que el río Piura se desbordó y dejó a miles de damnificados en la región.

OLVIDO. “Yo creí que mi casa se iba a caer. Solo cogí a mis hijas, las metí en unas ollas y salí cogiéndome de donde podía para llegar a una loma. Allí aguantamos el zancudo hasta el día siguiente cuando nos llegaron a evacuar y nos llevaron a unas carpas de San Pablo. Ese día empezó nuestra desgracia y hoy, ocho meses después, seguimos igual o peor”. Así empieza a relatar Óscar García, de 43 años de edad, su experiencia del 27 de marzo, cuando a las 10:14 de la mañana, el río Piura comenzó a desbordarse violentamente en varios sectores de Catacaos dejando 500,000 damnificados en esa zona.

Él, su esposa Catalina y sus dos hijas son sólo una de las miles de familias de ese distrito cuyas viviendas no se derrumbaron, pero que sí resultaron con graves daños, suficientes como para salir a las calles a exigir inmediata atención y, sobre todo, celeridad en las obras de prevención.

PROTESTA. Junto a Óscar, hubo unos 2,000 pobladores de Catacaos, Pedregal Grande, Pedregal Chico, Simbilá, Cura Mori y demás caseríos, quienes furiosos tomaron, durante más de tres horas, las vías que conectan a Catacaos con Castilla, Piura y Chiclayo.

“Queremos seguridad porque ahora mismo estamos vulnerables ante una nueva crecida del río Piura, la red de agua y alcantarillado está colapsada, la obra de la carretera Piura - Catacaos está olvidada. Han pasado ocho meses y ni siquiera están rehabilitados los diques. Hemos hecho esta caminata de sacrificio junto a nuestros niños y ancianos para pedir una reconstrucción transparente, sin corrupción”, mencionó el presidente del Frente de Defensa de Catacaos, Manuel Robledo.

A SU TURNO. el también integrante de dicho Frente, José Fernández, amenazó con radicalizar la medida de lucha si el pueblo no recibe una pronta solución a sus demandas. “Basta ya de olvido. Están pisoteando nuestros derechos constitucionales. No esperen a que los caseríos se inunden más en la miseria”, dijo.

Mientras ellos esperaban la llegada del representante de la Autoridad para la Reconstrucción con Cambios (ARCC) en Piura, el gremio de construcción civil bloqueó el puente Miguel Grau, dejando a cientos de transportistas varados. Algunos viajeros tuvieron que caminar varios kilómetros para poder abordar otro ómnibus que los transportara hasta la ciudad.

PIURA. Mientras tanto, en la ciudad se reunieron unas 300 personas de diferentes sectores para movilizarse por las principales calles exigiendo transparencia en las obras de rehabilitación a cargo del Gobierno Regional de Piura y de la Municipalidad Provincial de Piura.

El presidente de la Federación Médica, Arnaldo Vite, dijo que la mayoría de proyectos contemplados en el Plan de Reconstrucción no tienen expediente técnico y ello retrasará su ejecución. “Todos los proyectos de infraestructura se han pasado al Plan de Reconstrucción, vemos que al destinar estos presupuestos van a caer en saco roto porque no hay ejecución, ni siquiera expedientes técnicos que pueda sustentar. Va ser justificación para toda la ineficiencia de no poder entregar obras en la actual gestión regional”, precisó.

Horas más tarde, los manifestantes se dirigieron hasta un frente de la obra de descolmatación del río Piura, además bloquearon el tránsito en el puente Cáceres y el puente La Primavera. En este último quemaron llantas hasta que la Policía los dispersó.

Tanto en Catacaos, Cura Mori y Piura están a la espera de que los distintos niveles de gobierno y sociedad seamos sensibles a la tragedia de haberlo perdido todo.