Visos de corrupción y estafa en obras de Querecotillo

Alcalde denuncia a sus exfuncionarios y el empresario Rodríguez ante la Fiscalía, por dos obras en los sectores “San Francisco” y “La Margarita”, donde se pagaron valorizaciones por encima de los trabajos realizados
Visos de corrupción y estafa en obras de Querecotillo

Visos de corrupción y estafa en obras de Querecotillo

05 de Enero del 2018 - 09:14 » Textos: Luisa Alatrista » Fotos: Correo

En el 2014, la Municipalidad Distrital de Querecotillo, anunció con “bombos y platillos”, la transferencia de más de treinta millones de soles para la ejecución de “megaobras” de agua y desagüe en beneficio de los centros poblados de dicho distrito.

Hoy en día, la realidad dista mucho de ese sueño, pues los proyectos están inconclusos, paralizados, y encima, los exfuncionarios han sido denunciados, al igual que los socios de las empresas contratistas, por actuar de mala fe en perjuicio de las arcas de la institución.

DESAFÍO. Cuando el alcalde Ramón Silupú Seminario, rindió cuentas a los ciudadanos por los 100 días de su gestión, a principios del 2015, dejó entrever que las obras heredadas del gobierno de su antecesor Jorge Irazabal, estaban con problemas, sobrevaloradas y paralizadas. Pese a ello, se comprometió a impulsar los proyectos con “yaya” en beneficio de los pobladores.

Durante el taller de rendición de cuentas, Silupú estuvo acompañado de su personal de confianza, como la que era en ese entonces gerente municipal, Roxana La Madrid, quien a manera de queja puso de manifiesto que la situación en la que encontraban la municipalidad era paupérrima.

Por ese entonces, los rumores acerca de la funcionaria eran fuertes. Se hablaba que Roxana La Madrid había laborado en la Municipalidad Distrital de Máncora, de donde habría salido por la puerta falsa. Pese a ello, Silupú le brindó su confianza y empezaron a trabajar junto con los demás funcionarios, para despegar los proyectos paralizados.

Sin embargo, luego de dos años de empujar el carro, el pacto se desintegró, y el alcalde pasó a convertirse en el enemigo número uno de aquellos funcionarios que en su momento los llevó a trabajar con él. La razón es la siguiente: al parecer, ciertos personajes dentro de la municipalidad habrían estado trabajando “chueco” girando pagos excesivos a las empresas contratistas, generando un perjuicio a las arcas de la municipalidad.

DEL AMOR AL ODIO. Es así que a mediados del 2017, fueron separados del cargo: Roxana La Madrid, exgerente municipal; Raúl Antonio Paulini Aguilar, exgerente de Desarrollo Urbano e Infraestructura y César Luzardo, ex subgerente de Obras.

Todos ellos, luego serían denunciados por el alcalde Ramón Silupú ante el Ministerio Público, en el mes de octubre, por la comisión de los supuestos delitos de omisión de actos funcionales, “entendida la autoría del denunciado en el hecho de no hacer lo que se debe y pueda hacer en su determinado tiempo y momento, es decir en el ejercicio de sus funciones contravino la normatividad aplicable”, cita la denuncia presentada a la Fiscalía Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios por el gerente de Asesoría Legal de la Municipalidad Distrital de Querecotillo, Santiago Chong Castro.

“AL CABALLAZO”. La denuncia comprende la obra denominada “Mejoramiento de los servicios de agua potable y saneamiento de los centros poblados Pueblo Nuevo, La Margarita, Hualtacal, Santa Elena Alta y Baja, distrito de Querecotillo, provincia de Sullana-Piura”.

De la denuncia se desprende primero que “dicho proyecto no contó con el permiso de disponibilidad del recurso hídrico emitido por el ANA, la libre disponibilidad de los terrenos donde se iban a ejecutar los componentes de la obra, y la factibilidad de punto de diseño emitido por Enosa”.

Sin embargo, “a pesar de no contar con estos permisos complementarios al proyecto; los funcionarios denunciados aprobaron el expediente técnico, lo que trajo consigo diversos problemas que incrementaron el presupuesto de la obra”, señala el denunciante.

En total, el consorcio Margarita I solicitó 12 ampliaciones de plazo, elevando el costo de la obra por los gastos generales, debido a la demora en los trabajos por la ausencia de los permisos. Finalmente, el contratista en junio del 2017 interpone la resolución del contrato por las siguientes causales:

“Falta de solicitud del tramite por parte de la entidad para la autorización de los permisos para uso del agua, y la libre disponibilidad de terreno para la construcción de la Planta de Tratamiento de aguas residuales del centro poblado de Hualtacal.

No obstante, si el contratista no ejecutó esos trabajos por trabas en los permisos, ¿cómo es qué cobró casi el 100% del valor total de la obra?, dejando partidas sin ejecutar y un saldo de S/. 157, 274.10 soles, cuando el proyecto costó más de nueve millones de soles, sostiene la denuncia fiscal.

TRABAJOS A MEDIAS. Cuando los nuevos encargados del área de Obras de la municipalidad acudieron al lugar se llevaron una grata sorpresa, puesto que las valorizaciones alcanzadas por el contratista contenían información falsa, ya que en campo no estaban ejecutados los trabajos supuestamente sustentados por lo cuales cobraron millones tras millones. Ello, devino en una denuncia penal y la resolución del contrato.

Por ejemplo, con respecto a la línea de impulsión “hay tramos que falta instalar la tubería como el pase del canal principal Miguel Checa”. Asimismo, en la línea de conducción se advierte que faltan las cámaras reductoras de presión en los centros poblados La Margarita y Santa Elena Baja”. También, “se observó que faltan varios tramos de tubería de agua por instalar en los centros poblados de Hualtacal, Pueblo Nuevo, La Margarita, Santa Elena Alta y Santa Elena Baja”.

Similar situación se advierte en el sistema de red de alcantarillado, donde faltan por instalar tubos y accesorios.

En cuanto a los baños biogestor no cuentan con coberturas de calamina, puertas, ventanas, accesorios sanitarios e instalación de tubería; mientras que los reservorios están sin válvulas, accesorios y cercos metálicos, al igual que la Planta de Tratamiento ubicada en el sector La Margarita que además no cuenta con el grupo electrógeno.