22 personas de la zona sur de Puno desaparecieron y aún no fueron ubicados

Según estadísticas oficiales de la Policía, la mayoría de casos se resuelven y pocos quedan en el misterio
22 personas de la zona sur de Puno desaparecieron y aún no fueron ubicados

22 personas de la zona sur de Puno desaparecieron y aún no fueron ubicados

12 de Enero del 2018 - 09:49 » Textos: J. Carlos Flores » Fotos: Difusión

Amilcar Medina Chanine de 39 años, salió de su casa el 4 de noviembre del 2017. Jamás volvió ni se supo de él. 

Con este caso, suman 23 los casos de puneños desaparecidos de las provincias del sur de la región, pues cerrando el año anteriores, eran 22 personas de las que no se sabe su paradero. 

Estas cifras fueron recogidas por la unidad Depincri de la Policía la cual informó que durante el año pasado se recogieron 232 denuncias por desaparición de personas. 

El último caso presentado se trata de una menor de 14 años de iniciales L.P.M. Según indicaron fuentes policiales, se sospecha que haya huido con su pareja. 

De este tipo son la mayor cantidad de casos pues es una conducta muy común entre adolescentes “perderse” con amigos o con la pareja y la preocupación de los padres los empuja a la comisaría donde interponen la denuncia.

Otra parte de casos se trata de personas que por alguna razón deciden “rehacer” su vida, y se las encuentra en otras regiones en compañía de una nueva pareja, indicaron.

Los más desafortunados son hallados fallecidos en parajes solitarios de la región. Hay casos como el de los “descuartizadores de Macusani” donde ellos confesaron que vendieron partes del cuerpo de algunas de sus víctimas para realizar pagos en las minas y finalmente hay aquellos casos que jamás tienen solución y por el momento son 22 si no se incluye el denunciado este año que corresponde al de Pedro Fernández Cuno. 

Por lo general, cuando se interpone una denuncia de desaparición lo primero que se hace es elaborar una nota informativa que se distribuye a las emisoras de alcance regional y luego se comunica del hecho a las sedes policiales de todo el país y de las zonas fronterizas.

Posteriormente se sigue con las entrevistas a los familiares, amigos y las últimas personas que los vieron antes de su desaparición. La mayor parte de los casos se soluciona y se archiva, pero otros se quedan sin solución.