Candelaria inició con la ancestral entrada de Q’apus

Participaron 12 provincias en representación de sus pueblos originarios
Candelaria inició con la ancestral entrada de Q’apus

Candelaria inició con la ancestral entrada de Q’apus

02 de Febrero del 2018 - 09:52 » Textos: Mayda Lope » Fotos: Difusión

De acuerdo a la tradición puneña el día previo al cumpleaños de la Virgen Candelaria, las autoridades comunales, locales, provinciales y regionales realizan la entrada de q’apus.

Tal como cuenta, Víctor Panca Mendoza, teniente gobernador de Viscachuni, esta es una costumbre ancestral que ha trascendido de generación en generación, ”ellos por mucho tiempo tuvieron como deidad a la Pachamama, al ser colonizados tuvieron que reemplazar a esta deidad por la Virgen de la Candelaria, a pesar de ello, no nos hemos olvidado de la madre tierra y por eso antes de iniciar con la entrada de q’apus realizamos un pago a la tierra”, menciona.

También señala que la palabra q’apu proviene del habla Uro, que significa fuego o candel.“Cuando hablamos de q’apus estamos diciendo que estamos haciendo fuego, esto es como los fuegos artificiales para nosotros, solo que en un sentido más ancestral”, detalla.

Esta transfiguración, ha hecho a los pueblos originarios fieles a la Virgen de la Candelaria y por esta razón son ellos quienes participan de la entrada de q’apus rindiéndole culto.

Con la desaparición de los caciques y la aparición de los tenientes, la Prefectura empezó a hacerse cargo de la organización.La prefecta regional, Perpetua Tacca, acota que la institución que dirige se ha hecho cargo de esta entrada desde hace 74 años.

En esta ocasión, la actividad inició al medio día con el pago a la tierra, costumbre ancestral de agradecimiento a la madre tierra o Pachamama por los frutos que recibimos de ella.

De la entrada de Q’apus participaron 12 provincias de la región Puno, cada una de ellas compuesta por 20 personas como mínimo, sin embargo, resaltó la ausencia de la provincia de San Román.

Tras culminar con el pago, las autoridades y delegaciones bajaron del Arco Deustua hasta el parque Manuel Pino, siguieron por el jirón Lima hasta llegar a la Plaza de Armas y retornaron al santuario de la virgen, donde procedieron a quemar plantas aromáticas como muña, en señal de adoración a esta advocación de la Madre de Jesús.

Lo más leído