Denuncian dos graves casos de violencia familiar cerca a navidad

Minero mandó al hospital a su pareja quien se atrevió a denunciarlo por violencia familiar.
Denuncian dos graves casos de violencia familiar cerca a navidad

Denuncian dos graves casos de violencia familiar cerca a navidad

20 de Diciembre del 2017 - 12:00 » Textos: J. Carlos Flores » Fotos: Difusión

Un minero fue acusado de dar una brutal golpiza a su esposa, quien también indicó que desde hace un buen tiempo es víctimas de violencia familiar, que ha convertido la vida en su hogar en un auténtico calvario. 

Se trata de Enrique Quispe Condori, de 49 años, que fue denunciado ante la fiscalía y la policía. Su esposa Antonia Ampuero Aliaga, de 48 años, con quien tiene 4 hijos tuvo que llegar al hospital para darse el valor de acusarlo por violencia familiar. 

De acuerdo a lo que indicó, fue víctima de golpizas en varias ocasiones, pero no se atrevía a denunciar el hecho. El problema se acentuó porque su esposo se ausenta por varias temporadas de su domicilio ubicado en la quinta cuadra del jirón Titicaca. Dichas ausencias traen problemas de celos y distancia, explicaron. 

Según detallaron, la pareja tiene muchos años de casada. El mayor de sus hijos tiene ya 27 años mientras que la menor tiene solo 4 años. Además del problema marital la mujer indicó que su hija menor también tiene problemas sicológicos y otros que prefirió tener en reserva. 

De similar manera Onoria Zegarra Quispe de Coasa (Carabaya) acusó ser víctima de maltrato físico por parte de su expareja, Norlberto Peralta de 39 años. Según indicó, el varón se niega a cumplir con la pensión alimentaria de los 3 hijos que tuvo con ella. 

La mujer informó el hecho mostrando sus prendas ensangrentadas y agregó que el varón la agrede cada ves que ella le reclama para que cumpla con su deber de padre. Agregó que desde la presentación de la quejapor pensión de alimentos, el hombre la agredió y llegó a amenazarla de muerte. “Este proceso quiere archivarse porque no tengo dinero para hacer el seguimiento y venir desde Coasa”. “No sé por qué tengo que vivir esta vida” lamentó la señora en un medio local. 

De estas manera se incrementan las denuncias ya abundantes sobre violencia familiar en la región.

Lo más leído