En Puno ser madre es arriesgar la vida y la salud

Cifras indican que la mujer a cargo de una familia corre peligro al gestar y al afrontar la violencia familiar
En Puno ser madre es arriesgar la vida y la salud

En Puno ser madre es arriesgar la vida y la salud

13 de Mayo del 2018 - 10:14 » Textos: Correo » Fotos: Difusión

Desde el año 2013 hasta abril de este año 124 madres embarazadas perdieron la vida en la región Puno, de acuerdo al conteo del Centro Nacional de Epidemiología y Control de Enfermedades. 

El último año fue especialmente peligroso para la salud de las madres puneñas pues 25 de ellas perdieron la vida mientras esperaban a sus bebés. Y, de acuerdo a registros periodísticos, este año hasta el mes de abril, se registraron 8 muertes maternas. 

Uno de los últimos casos reportados fue el de Claudia Catalina Huamán (35) quien perdió la vida empezando la primera quincena de abril de este año. Ella sintió fuertes dolores, acudió a un centro de salud del distrito de Orurillo (Melgar) y murió a las pocas horas.

Además, el último año se presentaron 3 mil 132 denuncias por violencia familiar, de los cuales al menos 2 mil 232, fueron agresiones contra mujeres entre los 18 y 50 años, muchas de ellas, madres de familia que aguantaron golpes del esposo ebrio, enfadado o con alteraciones mentales. 

Un caso que llamó la atención fue el encarcelamiento de Alan Flores Afaraya quien fue sentenciado a 8 años de cárcel por violar a su esposa en presencia de sus dos hijos en más de una oportunidad. 

Se ha detectado muchos casos donde las mujeres son forzada a tener relaciones sexuales por que el marido se siente con el derecho a ello, especialmente en el medio rural. Así mismo, en el último año se registraron 66 casos de violencia sexual contra mujeres mayores de 18 años, muchas de ellas, madre de familia. 

Por lo general se dice que el feminicidio ocurre luego de muchos años de abuso y violencia, es así que, en nuestra región, desde el año 2011 hasta el año 2016 según cifras oficiales, murieron 33 mujeres a manos de sus parejas exparejas o familiares cercanos.

Puno fue escenario de dos violaciones que convirtieron en madre a dos niñas que 10 y 8 años de edad. En mayo del año 2014 salió a la luz el caso de la niña de 10 años que fue embarazada por su hermanastro de 15. 

Lo más leído