Lago recibe aguas servidas hace medio siglo y solo se tiene promesas

Mientras se suceden los políticos la contaminación se agrava de manera ininterrumpida, la solución no se avisora
Lago recibe aguas servidas hace medio siglo y solo se tiene promesas

Lago recibe aguas servidas hace medio siglo y solo se tiene promesas

25 de Febrero del 2018 - 09:10 » Textos: Correo » Fotos: Difusión

Según apunta el periodista Edgar Cutipa, las lagunas de oxidación de la isla del Espinar fueron construidas el año 1972. 

En ese tiempo la ciudad de Puno tenía 30 mil habitantes y dicha edificación trataba menos de la mitad de las aguas residuales. 

Desde ese año, se necesitaba tratar los desechos y, a casi 50 años de ese tiempo, nadie fue capaz de solucionar dicho problema.

El último anuncio oficial del proyecto es sobre el cambio de empresa proponente del proyecto. Hasta ahora el papel lo había cumplido Graña y Montero, pero por sus problemas legales fue apartado de las PTAR.

Fuera de ello, solo quedó el anuncio del alcalde Iván Flores quien prometió que el cronograma para el proyecto se iba a cumplir. Sin embargo, cabe recordar que las promesas del político se incumplieron una a una.

El año 2014 un estudio fue presentado por la empresa ahora apartada, en dicho documento se especificaba inversión de más de 155 millones de dólares, 8.5 millones destinados a los costos de Proinversión, 13 millones de dólares destinados a la construcción de emisarios, a lo largo de 30 años para lograr los objetivos del proyecto. 

Al año siguiente se informó que el proyecto estaba en etapa de identificación, tal como lo aseguró el viceministro del Ambiente, Mariano Castro Sánchez. En ese tiempo se anunció que el proyecto se iniciaría como máximo a mediados del año 2017.

En junio del supuesto año de inicio, el director ejecutivo de ProInversión, Álvaro Quijandría, indicó que el proyecto se podría iniciar en agosto de este año.Esto después de al menos tres postergaciones se cronogramas.

Durante décadas de contaminación, la bahía de Puno así como los ríos que recogen el agua contaminada de Juliaca y otras ciudades han mostrado graves daños a la ecología y problemas de salud para los habitantes de las cuencas afectadas. Estos daños llegaron a generar movilizaciones de pobladores. 

Lo más leído