​Puno: delincuentes no mataron a más personas en Chucuito fue por falta de balas

Sobrevivientes relataron los momentos de terror. Móvil del crimen sería la disputa por un terreno
​Puno: delincuentes no mataron a más personas en Chucuito fue por falta de balas

​Puno: delincuentes no mataron a más personas en Chucuito fue por falta de balas

22 de Junio del 2017 - 09:41 » Textos: Correo Puno » Fotos: Correo Puno

Las primeras pesquisas sobre el crimen ocurrido en Chucuito la tarde del martes revelaron que solo la falta de balas evitó más muertes y que los únicos enemigos de la familia atacada, son un grupo de personas que pretenden apropiarse de un terreno.

De acuerdo al testimonio de los sobrevivientes, hacia las 2 de la tarde, dos parejas entraron al local, y pidieron dos cervezas.

En ese momento, la pareja formada por Juan Nuñez Geldres (83) y Regina Ochoa Cisneros de (61), administraban su local como cualquier otro día. En tanto su hijo, Hernán Nuñez Ochoa se encargaba de servir los platos en la cocina.

Luego de beber parte de la cerveza pedida, contaron los testigos, las dos mujeres salieron del local y sus sillas fueron ocupadas por dos varones.

Se había acabado la hora de disimular y los sicarios se dispusieron a ejecutar la parte sangrienta de su plan. En primer lugar ingresaron a la cocina donde sometieron y redujeron al más joven entre sus víctimas: Hernán Nuñez.

MILAGRO. Lo acribillaron sin piedad. Le apuntaron y dieron a la cara, hombro derecho, muslo izquierdo y, cuando quiso cubrirse del ataque por instinto le dieron en la planta del pie.

El sonido alarmó a la madre, Regina Ochoa quien se precipitó a la cocina preocupada por su hijo, pero tuvo la mala fortuna de cruzarse en el camino de los cuatro sicarios quienes salían de la cocina dejando el cuerpo de Hernán.

No dudaron en darle un balazo en el pecho, directo al corazón. De esta manera la mujer que había ido en defensa de su hijo quedó fulminada en el acto.

Los cuatro delincuentes encontraron al padre del Hernán en el acceso al local. Apuntaron a matar, directo a la cabeza. Juan Nuñez Geldres escuchó el sonido que emite la pistola cuando se jala el gatillo... pero su vida no fue silenciada, pues los delincuentes se habían quedado sin balas.

Tras este milagro, los inexpertos sicarios, se embarcaron en el automóvil de placa ZIB-130

DENUNCIA. De acuerdo a fuente policiales, aún con los 4 tiros y cubierto de sangre, Hernán Nuñez tuvo fuerzas para dirigirse a la comisaría local y pedir ayuda.

Los policías, ayudados por la descripción del sobreviviente dieron rápidamente con Alida Quispesivana Córdova de solo 18 años y María Angélica Mendonza Araujo (21). Ellas a su vez, permitieron ubicar a Wayni Patricio Ccari Quispe (32) quien conducía el auto.

MÓVIL. De acuerdo al testimonio de los sobrevivientes, en la actualidad sostienen un disputa de terrenos con otra familia de la zona. Ellos ya están identificados.