Puno: más de cien militantes abandonaron el movimiento PICO

Para las próximas elecciones, se ha propuesto desde el JNE un Código Electoral, que de aprobarse señalaría varias modificaciones.
Puno: más de cien militantes abandonaron el movimiento PICO

Puno: más de cien militantes abandonaron el movimiento PICO

11 de Julio del 2017 - 09:50 » Textos: Correo Puno » Fotos: Difusión

De acuerdo a una modificación realizada a la Ley de Partidos Políticos a inicios de 2016, se estipuló como fecha límite el 9 de julio de 2017 para que las personas que deseen participar en las elecciones municipales y regionales de 2018 con otros partidos políticos renuncien a su militancia actual.

Al respecto, el responsable de la unidad de enlace regional del Jurado Nacional de Elecciones (JNE) en Puno, Francisco Cuentas Barraza, informó que en esta entidad se han registrado más de cien renuncias, principalmente al Partido Nacionalista Peruano y al movimiento regional, Proyecto de la Integración Para la Cooperación (PICO).

Decisiones. El funcionario advirtió que en general los partidos políticos son los llamados a realizar la actualización de su padrón de afiliados, pero no lo hacen, por eso es que los ciudadanos individualmente llegan hasta el JNE para cumplir con esta obligación, claro está, en caso de pretender participar en el próximo proceso electoral, con otra agrupación política.

“La mayoría de renuncias son efectivamente al PICO, el plazo ha vencido y ahora estamos a la espera de que el presidente de la República, convoque a las elecciones, para establecer el cronograma electoral”, detalló Cuentas Barraza.

Para las próximas elecciones, se ha propuesto desde el JNE un Código Electoral, que de aprobarse señalaría varias modificaciones.

Por ejemplo, para fortalecer a los partidos políticos, se propone que todas las organizaciones realicen comicios internos simultáneos y que los organismos electorales participen obligatoriamente: Reniec, ONPE y JNE.

Dentro de las propuestas está también los incentivos a los miembros de mesa, recompensándolos con un día de descanso remunerado y una asignación equivalente al 7% del mínimo vital.