Saquean local a pasos de la comisaría central y “a la vista” de los serenos

Ladrones se burlan de la seguridad ciudadana a pocos días de la candelaria
Saquean local a pasos de la comisaría central y “a la vista” de los serenos

Saquean local a pasos de la comisaría central y “a la vista” de los serenos

24 de Enero del 2018 - 11:40 » Textos: J. Carlos Flores » Fotos: Difusión

Un grupo delictivo se dio mañana para robar en un local ubicado en el jirón Lima muy cerca a la comisaría central de Puno.

Solo les bastó forzar la puerta para llevarse una cantidad considerable de enseres de un restaurante en una de las calles que usualmente tiene presencia de la policía o del serenazgo. Se trata del local conocido como Rustika II, que se encuentra en el cruce de los jirones Lima y Cajamarca. Los facinerosos ingresaron y se llevaron bienes por el valor de 3 mil soles.

De acuerdo a la denuncia, robaron televisores, balones, licuadoras un horno microondas y otros por el valor mencionado. 

El sitio aparentemente fue bien “estudiado” puesto que sabían que estaba cuidado solamente por la cerradura de una puerta de metal. Por la mañana constataron que había signos de que habían hecho uso de una palanca para lograr el ingreso. 

La denuncia se hizo en la mañana de ayer y los policías pudieron constatar lo anteriormente dicho. La hora del robo fue entre la una y las 3 de la mañana pues a esas horas el local queda totalmente vacío, indicó la administradora del lugar. 

Lo sorprendente, es que la calle en la que se suscitó el robo es una de las más vigiladas por los serenos quienes patrullan la calle por la presencia de muchos parroquianos que circulan toda la noche en dicho jirón. 

Para cargar con tal cantidad de objetos, los ladrones tuvieron que hacerlo en un auto y tardar un considerable tiempo.

Además dicho robo fue prácticamente una burla a la policía cuya principal comisaría se encuentran prácticamente cruzando la plaza de Armas de Puno. 

Dicho robo, es motivo de preocupación puesto que la ciudad se encuentra a pocos días de recibir miles de turistas y con ello, a decenas de personas de mal vivir y la capacidad de la policía y el serenazgo para prevenir que estos malos elementos, hagan de las suyas se pone a prueba.