Amenazan explotar balón de gas para frustrar desalojo de casa por orden judicial

Incidente se produjo al mediodía en la calle San Marcos, con la participación de decenas de policías fuertemente armados

17 de Enero del 2018 - 19:58 » Textos: Correo » Fotos: Correo

Un violento desalojo se produjo al mediodía en la calle San Marcos de la Junta Vecinal Leoncio Prado, en Tacna, cuando un grupo de personas cometieron actos de violencia contra la autoridad para frustrar la diligencia judicial en el inmueble N° 1079B, dispuesta por el Cuarto Juzgado Civil de Tacna, a cargo del juez Saúl Arenas.

Los individuos atrincherados en el predio, desde el segundo piso lanzaron ladrillos, palos y orín a los policías; además una mujer amenazó con hacer explotar un balón de gas, y las fuerzas del orden utilizaron granadas lacrimógenas repeler la resistencia y retirar a los revoltosos.

Luego que una decena de hombres y mujeres fueron sacadas a la fuerza, se conoció que en ese inmueble por años vivían integrantes de la familia Chirinos Ccama, y era frecuentado por personas del malvivir, porque en ella solían vender droga.

Policías indicaron que el primer dueño de la casa habría sido Manuel Chirinos Benavente, un anciano que tras ser desalojado dijo haber sido engañado, porque nunca firmó una venta de su casa.

Una mujer allegada a la familia también indicó que Manuel Chirinos habría sido sorprendido por uno de sus yernos, quién inicialmente se habría hecho un préstamo de S/ 10,000 y luego desde la cárcel hizo un documento de compra y venta fraudulento.

De otro lado, se supo que la ciudadana Dilcia Paulina hace 5 años hizo la compra de ese inmueble por 70 mil dólares a Cinthya Ramírez, pero en ese entonces Manuel Chirinos y sus familiares seguía ocupando el predio y se resistieron salir, por lo que se inició un proceso de desalojo, y tras el fallo, el Poder Judicial programó dicha medida para las 11:30 h, con el apoyo de las fuerzas del orden.

El comandante PNP Marco Yzáziga, jefe de la comisaría Gonzáles Vigil, encabezó el grupo de 70 policías para la seguridad en la diligencia de desalojo. “Hay resolución judicial y pedido de apoyo de la PNP para el lanzamiento. Inicialmente hubo resistencia y los agentes impusieron el principio de autoridad”, dijo.

De la casa se retiró a dos niños y mascotas (dos canes y una tortuga) afectados por los gases lacrimógenos. También fueron sacados a la calle artefactos,muebles, y hasta cajas con botellas de pisco Pozo Santo y de cerveza.