Constructores reclaman en municipio y luego se enfrentan a los policías

Dos presuntos revoltosos fueron intervenidos por arrojar piedras a la sede municipal

27 de Octubre del 2017 - 10:33 » Textos: Redacción Tacna » Fotos: Correo

Trabajadores afiliados al Sindicato de Construcción Civil de Tacna, que laboran en obras de la Municipalidad Distrital Gregorio Albarracín, ayer protestaron en el frontis de dicha sede municipal y luego fueron partícipes de un hecho de violencia y enfrentamiento con efectivos de la Policía Nacional.

Los miembros del orden, en su afán de impedir destrozos en la sede de la comuna albarracina, utilizaron bombas lacrimógenas y detuvieron a dos presuntos revoltosos, en medio de una trifulca que también afectó a los transeúntes de la avenida Municipal y trabajadores de establecimientos comerciales.

ENFRENTAmiento. Alrededor de un centenar de obreros de construcción civil a las 7 h llegó al frontis del local municipal, buscando un diálogo con los encargados de la comuna albarracina, pero al no tener eco su pedido, quisieron quemar llantas en la zona y fueron dispersados por los policías de la USE (Unidad de Servicios Especiales) con bombas lacrimógenas.

Los protestantes lanzaron piedras y otros objetos contundentes al interior del local municipal y luego huyeron en distintas direcciones, pero dos individuos fueron intervenidos como presuntos responsables de los desmanes y daños, y fueron trasladados a la comisaría Gregorio Albarracín.

Mauro Cano, dirigente de Construcción Civil, indicó que el reclamo era por incumplimiento de la comuna a pactos anteriores, que actualmente estaba afectado a un aproximado de 72 trabajadores de su gremio y que viven en el distrito Albarracín.

Ante la indiferencia de los representantes de la comuna para un diálogo, algunos constructores lanzaron piedras al interior de la sede municipal y desataron la reacción de los policías con bombas lacrimógenas.

La trifulca fue registrada por una cámara de seguridad de la comuna Albarracín en el frontis del local municipal. Por las bombas lacrimógenas lanzadas por policías, transeúntes y trabajadores de locales comerciales se afectaron.