Exceso de alcohol causó choque de auto y bus con un muerto en Panamericana

Choque vehicular se produjo cerca al complejo de Alto de la Alianza, un día después del 88 aniversario del retorno de Tacna al Perú

31 de Agosto del 2017 - 09:36 » Textos: Correo » Fotos: Correo

Conducir un vehículo motorizado en estado de ebriedad llevó a la muerte al transportista Germán Pari Millares (51), tras la colisión frontal del automóvil Chevrolet de placa V2S-347 y el bus de la empresa Copacabana de matrícula B6V-956, el 29 de agosto en el kilómetro 1,293 de la carretera Panamericana Sur.

El informe pericial de dosaje etílico N° 05-3645, tras las muestras de sangre extraídas al cadáver de Pari, señala que tenía 1.70 gramos de alcohol por litro de sangre (g/l).

El terrible choque en la Panamericana Sur se produjo a las 5 h aproximadamente, cerca al complejo monumental del Alto de la Alianza.

Según policías la tabla de alcoholemia que rige en el Perú señala que 0.50 g/l es el límite que tiene un conductor de vehículo motorizado; y si se excede a ello en alguno de 5 períodos establecidos, se le aplican sanciones administrativas y/o penales (Ley 27753).

Las investigaciones del choque vehicular en la vía Panamericana se realizaron hasta ayer en la comisaría Central, de donde indicaron que el conductor del auto siniestrado V2S-347 estaba en ebriedad absoluta (tercer período de la tabla de alcoholemia), comprendido entre 1.5 a 2.5 g/l.

“En ese período una persona está con excitación, confusión, agresividad, alteraciones de la percepción y pérdida de control”, dijo un agente.

Luego del choque con un muerto, el conductor del bus que procedía de Puno con 40 pasajeros, Rubén Mamani Huarachi (32), tenía detención preliminar para las investigaciones por presunto delito de homicidio culposo por accidente de tránsito, y ayer dicho transportista fue dejado en libertad y quedó en calidad de citado para seguir con las investigaciones, al conocerse que el otro conductor (del auto) estaba muy ebrio.

Los restos de Germán Pari Millares fueron velados en Tacna hasta ayer, en viviendas de los distritos Ciudad Nueva y Alto de la Alianza, y por la tarde trasladados a Desaguadero (Puno) para darle la cristiana sepultura.