Incendio arrasa casa de humilde familia y familia recicla catres para dormir

Cuatro niños duermen en el suelo, y su padres se ha visto obligado a retirar de los escombros los catres quemados, para lijarlos y pintarlos, así sus hijos puedan tener una cama para dormir

19 de Diciembre del 2017 - 12:30 » Textos: Correo » Fotos: Correo

El jueves 14 se produjo un incendio voraz en una casa-habitación de la familia Cuarite Toma en la avenida Capanique, Mz. C, Lt. 24, distrito de Pocollay, en Tacna, y de milagro dos niños de 2 y 4 años salvaron de morir al estar solos en casa. Esa vez la familia de 6 miembros (padres y 4 menores de 2, 4, 7 y 13 años) lo perdieron todo, y hasta el momento no reciben la ayuda necesaria.

En visita al lugar se pudo comprobar que el jefe de familia, Juan Cuarite Gutiérrez, ha dejado sus labores como ayudante en soldadura, para cuidar de sus hijos y tratar de recuperar algunos bienes dañados por el incendio en su morada de adobe y calaminas, como los tres catres que tenían para descansar; mientras su cónyuge y madre de los menores, Maruja Toma, sale a laborar como cobradora de combi.

Según contó Cuarite, no tiene casa propia, y el cuarto que el fuego destruyó le fue cedido temporalmente para vivir, ya que también hace labores de guardianía en ese predio rural de Pocollay.

“Hasta el momento solo hemos recibido una carpa de plástico y dormimos en el suelo, por eso tuve que sacar los catres dañados por el fuego para lijarlos y pintarlos, así mis hijos pronto puedan seguir durmiendo bien. También un vecino me prestó una cocinita para prepararnos el alimento”, dijo con tristeza.

Sobre la causa del incendio, indica que un hijo señaló haber visto a un hombre tirar algo a la casa, sospechando que fue una hecho intencionado.

En momentos del incendio, los niños de 2 y 4 años estaban en la casa; los de 7 y 13 años fueron al colegio llevados por la madre, mientras el padre había salido para trabajar.  Se quemaron las camas, prendas de vestir, muebles y otros pequeños bienes de la humilde familia.

La familia Cuarite Toma sigue en el predio rural de Pocollay donde ocurrió el incendio en su casa-habitación de adobe y calaminas. La madre Maruja Toma pide la solidaridad de la ciudadanía para dar una alegría por la Navidad a sus 4 hijos, llamando a su celular 968101243.