Nadie puede controlar las cantinas con fachada falsa

Precandidatos y exalcaldes aseguran que tienen la fórmula exacta para erradicar negocios clandestinos que generan caos y violencia
Nadie puede controlar las cantinas con fachada falsa

Nadie puede controlar las cantinas con fachada falsa

21 de Enero del 2018 - 15:51 » Textos: Julio Chatta » Fotos: Archivo

Transitar por la avenida Jorge Basadre Grohmann en el distrito de Pocollay en Tacna, tramo entre el óvalo y la avenida Industrial, es riesgoso desde la aparición de varias cantinas informales denominadas “chupines”.

Bajo la fachada de restaurante o cevichería expenden licor hasta la madrugada y albergan a personas de dudosa reputación que luego son protagonistas de grescas y robos al paso.

Los vecinos dicen estar preocupados, y el problema aún persiste pese a los innumerables operativos de clausura realizados por la autoridad municipal de turno, incluso con el Ministerio Público y la Policía Nacional.

En el 59° Aniversario de ese distrito (15 de enero), pobladores demandaron erradicar los “chupines” que atrae delincuencia. Algunos exalcaldes y ciudadanos que aspiran al sillón municipal en las próximas elecciones, aseguran tener la solución a este grave problema.

PROMESAS. El exalcalde de Pocollay en el período 1999-2002 y precandidato de Acción Popular para la comuna distrital, Marcial Torres Laura, señaló que ninguno de los locales nocturnos de la avenida Basadre tiene licencia, y para cerrarlos definitivamente hay que poner mano dura, lo que le está faltando al actual alcalde, Blas Mamani.

Ángel Huanca Jareca, exalcalde de Pocollay 2003 - 2006, refirió que para clausurar estos antros de Pocollay se debe tener voluntad de trabajar, porque se cuenta con el respaldo de la población para hacerlo, como cuando cerró lenocinios durante su gestión y los reubicó en el sector Pago Vilauta.

POLICÍA. El mayor PNP José Rosas Berastián, jefe de la comisaría de Pocollay, dijo que los agentes a su mando en forma frecuente realizan operativos de control de identidad de las personas y de vehículos, tanto al interior como en el exterior de esos locales de Av. Basadre, y han detectado a varios parroquianos con requisitoria y taxistas en actitud sospechosa. “La clausura compete a la municipalidad, y cuando solicitan el apoyo para esa diligencia, se destaca a los efectivos para ese operativo”, dijo.

Taxista

En setiembre del 2015 una universitaria de 21 años fue violada por un taxista, luego que estuvo con amigos en la cebichería Puerto Delfín de la Av. Basadre y se quedó dormida en el vehículo que debía llevarla a su casa. La Policía también reportó grescas y robos con arma blanca y desfiguramiento en esos locales.

Propuestas. Los vecinos recuerdan que el problema ha sido usado como “caballito de batalla” por los candidatos a autoridades.

Lo más leído