Restos óseos en descampado moviliza a policías y peritos forenses

Familiares de Miryam Pacco, que desapareció con su hijo de un año en noviembre del 2016, indicaron que esas osamentas serían de sus seres queridos, pero luego las autoridades dijeron que es alta la probabilidad que los huesos sean de animal

07 de Diciembre del 2017 - 17:24 » Textos: Correo » Fotos: Correo

Restos óseos presuntamente de humano se recogió hoy de un pequeño hoyo en la arena, en la asociación de granjeros Molles, ubicado a la altura del kilómetro 15 de la carretera Tacna a Tarata. El hallazgo fue reportado la noche del miércoles por el poblador William Catachura Apaza, y por falta de visibilidad las diligencias se programaron para hoy.

Hasta la zona acudieron familiares de la exestudiante del I.S.T. Francisco de Paula Gonzáles Vigil y madre, Miryam Pacco Iscarra (21), que el 10 de noviembre del 2016 desapareció junto a su hijo de un año y tres meses de nacido, pensando que ahí estarían los cuerpos de esos dos seres queridos; pero luego de las diligencias en el lugar, el médico legista Daniel Cueto y la antropóloga Sheyla Martínez dijeron que no se trataría de restos humanos.

La fiscal Mónica Feria Flores participó en el recojo de múltiples fragmentos óseos de la excavación en la arena, donde también habían cenizas y se pensó que esa zona habría sido el lugar donde el taxista Arammis Edgar Luque Humpire (21) habría arrojado los cuerpos de su excónyuge e hijo, tras causarles la muerte.

Según los lugareños, la tarde del miércoles buscaban rocas para hacer un cerco y se percataron de los restos óseos, junto a algunas prendas con evidencias de calcinación.

Un vecino cooperó con los representantes del Ministerio Público y de la PNP, en la remosión del suelo con un pico y pala, encontrando además dos calzados de tela, uno de adulto y otro de menor, los mismos que también fueron recogidos para ser analizados.

“Los restos óseos han sido recogidos y mediante una cadena de custodia serán enviados al área de antropología forense de la División de Medicina Legal de Tacna para el análisis correspondiente, y saber si pertenecen a humano o animal”, dijo el médico forense Cueto.

Los agentes de la sección Delitos de la comisaría Ciudad Nueva coincidieron en señalar que los pequeños fragmentos de huesos hallados serían de un animal, y el sitio donde estaban habría sido utilizado para un acto de chamanismo, y los familiares de Miryam Pacco y su hijo se apresuraron en señalar que serían restos humanos.

Como es de conocimiento, el taxista Arammis Luque en agosto del presente año confesó haber causado la muerte de Miryam Pacco y su hijo de un año y 3 meses de nacido, y que luego los cadáveres llevó a un basural del sector Pago Peschay en el distrito de Pocollay y los prendió fuego, pero nunca se halló los cuerpos en ese lugar de Pocollay, y los familiares de las víctimas creen que el confeso criminal mintió sobre el lugar donde escondió los restos.