Autoridades de Tumbes restan importancia al Coresec

Los representantes de las instituciones que integran el Comité Regional de Seguridad Ciudadana no coordinan adecuadamente para reducir las cifras de robos, asaltos y sicariato. Los tumbesinos piden mayor inversión en seguridad
Autoridades de Tumbes restan importancia al Coresec

Autoridades de Tumbes restan importancia al Coresec

27 de Diciembre del 2017 - 09:21 » Textos: Luigi Vignolo » Fotos: Correo

El Comité Regional de Seguridad Ciudadana (Coresec) no ha logrado cumplir con los objetivos trazados y por el contrario, se evidencia una desorganización en su estructura, razón por la cual las cifras de robos, asaltos y asesinatos continúa siendo alta en el departamento de Tumbes.

INTEGRANTES. El comité está presidido por el gobernador regional de Tumbes, Ricardo Flores Dioses; y está integrado por el presidente de la Corte Superior de Justicia, Valentín Jiménez La Rosa; el presidente de la Junta de Fiscales Superiores, los directores regionales de Educación y Salud, los tres alcaldes provinciales; el representante de la Denfensoría del Pueblo y el prefecto Alejandro Arévalo Ortiz, así como el jefe de la región Policial.

INASISTENCIAS. En el transcurso del año el Coresec ha organizado solo cuatro reuniones para prevenir y disminuir las inseguridad ciudadana.

Sin embargo, en ninguna de las reuniones desarrolladas trimestralmente han podido coincidir todos los integrantes del comité.

“Esto evidencia el poco interés de nuestras autoridades por tratar de solucionar uno de los problemas más grandes que afecta a nuestra región”, comenta el consejero Jubencio Vílchez Elías.

Hay autoridades que solo asistieron en una vez a las reuniones, en algunos casos porque las fechas coincidían con eventos en paralelo o estaban fuera de Tumbes gestionando algún tipo de proyecto; y en otros casos, ni siquiera ha existido una justificación las inasistencia.

DESORGANIZADOS. El jefe de la oficina Defensorial de Tumbes, Abel Chiroque Becerra, manifiesta que la secretaría técnica del Coresec no funciona como debería ser.

“Es la parte administrativa y ejecutora de los acuerdos que se toman, es la instancia que está al tanto de la problemática de seguridad ciudadana y se encarga de coordinar con los integrantes”, manifiesta Chiroque sobre las acciones que debe realizar la mencionada secretaría técnica.

Agrega que si bien es cierto hay un funcionario del gobierno regional encargado de realizar tales acciones, aun no se ha determinado con claridad el rol de las labores a ejecutar.

El jefe de la oficina Defensorial comenta que hay propuestas que no han sido tomadas en cuenta.

“No hay un seguimiento a los compromisos que se asumen en el Coresec”, refiere Abel Chiroque Becerra.

En tal sentido, detalla que desde el 2015 la Defensoría del Pueblo ha planteado propuestas para que sean desarrolladas por el Comité Regional de Seguridad Ciudadana.

Una de las propuestas es intervenir en los casos de violencia de género, cuyas cifras van en aumento en el departamento fronterizo.

Como un tema recurrente figura la proliferación de bares y cantinas que no cuentan con licencia de funcionamiento y suelen ser lugares en donde se originan conflictos que atentan contra la vida y la salud, para ello se pretendió hacer operativos constantes y con resultados.

La misma sugerencia corresponde a la intervención de zonas en donde se comercializan estupefacientes.

“La población quiere denunciar, pero a veces tienen miedo a posibles represalias”, expresa Chiroque Becerra.

Indica que otra de las sugerencias para ser implementadas por el Coresec es la de efectuar actividades de sensibilización ciudadana, a fin de mejorar como personas.

“Debemos poner más énfasis, hago una autocrítica, ya que es necesario que las personas puedan salir de sus casas sin temor a que les pase algo malo, para ello se debe trabajar de manera organizada entre todas la instituciones”, expresa Abel Chiroque.

PRESUPUESTO. El 10 de junio la Defensoría del pueblo, mediante el oficio N°159-2017-DP/TUMBES envió una serie de recomendaciones al gobernador regional para que ejecute el presupuesto asignado a la categoría presupuestal “Reducción de delitos y faltas que afectan la seguridad ciudadana”.

En esa fecha el monto que poseía la entidad regional era de S/595,650 y no se había invertido ningún sol del presupuesto. Según datos del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) el dinero iba a ser empleado en el proyecto denominado “Fortalecimiento de las capacidades de las instituciones conformantes del Coresec para el combate de la actividad delictiva en la región Tumbes”, no obstante, a la fecha ya no figura la categoría que buscaba reforzar la seguridad ciudadana, por ende, los recursos han sido empleados en otras cosas.

El jefe de la oficina Defensorial de Tumbes, sostiene que nunca se le informó a los integrantes del Coresec en qué ha sido utilizado ese presupuesto.

En tanto, respecto a los gobierno locales cabe señalar que la Municipalidad Provincial de Tumbes (MPT) posee más de S/5´000,000 para reducir la inseguridad y ya ha gastado el 86.3% de sus recursos.

La Municipalidad Provincial de Contralmirante Villar ya ha gastado el 81.8% de su presupuesto para brindar seguridad.

Asimismo, la Municipalidad Provincial de Zarumilla lleva un avance de ejecución del 93.8% referente al presupuesto para la reducción de delitos y faltas que afectan la seguridad ciudadana. La comuna de Zarumilla, ha contado con S/253,370 para la mencionada categoría, siendo esta provincia una de las más afectadas por el robo y sicariato.

RECOMENDACIÓN. La Defensoría ha reiterado la necesidad de acordar una capacitación regional en todas las instituciones públicas e instituciones educativas.

“Además debe existir una intervención articulada entre las entidades ediles, la Policía, el Ministerio Público y el Poder Judicial, a fin de que se cumplan las ordenanzas municipales”, indica el jefe de la Oficina Defensorial de Tumbes. Agregó que siendo la inseguridad ciudadana es un problema que aqueja a la población tumbesina, por tal razón las autoridades deben hacer todo lo posible para revertir la situación.