Cuarenta crímenes en lo que va del año en Tumbes

Aunque hay una reducción considerable según la estadística policial, a diferencia del año pasado la provincia de Zarumilla ha dejado de ser la más violenta y le cede el lugar a Tumbes con 22 homicidios, le sigue Zarumilla con 15, y C. Villar con tres
Cuarenta crímenes en lo que va del año en Tumbes

Cuarenta crímenes en lo que va del año en Tumbes

17 de Diciembre del 2017 - 09:00 » Textos: Jhoanna Elera » Fotos: Correo

A catorce días de acabarse el año 2017, al menos cuarenta asesinatos a sangre fría se han registrado a consecuencia de la delincuencia común y organizada en la región Tumbes. Sin embargo, a diferencia del año pasado la provincia zarumillense ha dejado de ser la más violenta y le ha cedido el puesto a Tumbes.

Según el reporte de criminalidad de la Región Policial de esta zona de frontera, en lo que va de este año, 22 de los homicidios se han perpetrado en la provincia de Tumbes, 15 en Zarumilla y 3 en la provincia de Contralmirante Villar. Es decir, más de la mitad (55 %) de crímenes han ocurrido en la capital del departamento, Tumbes; mientras que 38% en Zarumilla y un 7% en Contralmirante Villar.

Si bien es cierto esta cifra se ha reducido considerablemente frente a los 51 asesinatos registrados durante todo el 2016, hace falta implementar estrategias contra la criminalidad, así como se requiere también mayor personal policial en las calles y logística para combatir la delincuencia.

Tipificación. Según el cuadro estadístico policial orientado de acuerdo a las investigaciones de los agentes especializados, los 40 hechos de sangre se dividen de la siguiente manera.

Veinte de los asesinatos son producto del sicariato. En este caso el móvil del crimen por sicariato puede ser por venganza, por cobro de cupos y/o extorsión, por hegemonía de poder entre los integrantes de una organización criminal o por enfrentamiento entre bandas, principalmente.

Asimismo tenemos que en lo que va del año se han reportado dos feminicios, uno en el distrito de Corrales, provincia de Tumbes; y otro, en la localidad de Cancas, en la provincia de Contralmirante Villar. También hay reporte de tres víctimas por parricidio, quienes murieron calcinadas; cinco asesinatos tras desatarse una gresca callejera y una persona muerta a consecuencia de una bala perdida, según el informe policial.

Además, cinco personas fueron asesinadas porque se encontraban en ese momento con quien era el “blanco” del ataque, es decir, los delincuentes no quisieron dejar testigos y por eso los ultimaron a balazos.

En tanto, una persona murió tras el robo de su vehículo; una más, fue asesinada en alta mar por presuntos “piratas”, uno de los crímenes fue por celos de la pareja y un homicidio ocurrió producto del robo y asalto que azotan las calles tumbesinas.

CASOS. Desde el 1 de enero se registraron los primeros asesinatos en la provincia de Tumbes. Los hermanos Gabriel Ángel y Carlos Paolo Paz Panta celebraban Año Nuevo junto a su familia en el A.H. Santo Domingo y fueron acribillados a balazos por dos desconocidos. Para los agentes, las víctimas eran parte de “Los trujillanos” y el móvil del crimen fue un ajuste de cuentas.

Otro de los hechos escalofriantes sucedió el 16 de marzo, donde Alexander Pinto Granda fue asesinado de siete disparos por un sicario. Su cuerpo quedó tendido sobre el pavimento, cerca de la avenida Belaunde Terry.

El 7 de agosto, alias “El Prenda” habría asesinado a su cuñado Wiston Marchán Sorroza de varias puñaladas en el barrio Las Mercedes.

En el caso de la provincia de Zarumilla, uno de los hechos que más estremeció a la población fue el asesinato de dos amigos a bordo de una mototaxi, cuando salían de una discoteca, el 19 de febrero.

Dos meses después, el 19 de abril, unos desconocidos llegaron hasta una vivienda ubicada en el asentamiento humano 28 de Julio, de la provincia fronteriza para asesinar a balazos a cinco personas que se encontraban libando en el interior de un inmueble, celebrando el cumpleaños de un familiar. Según las pesquisas de la Policía, los asesinos serían dos sicarios de la organización criminal Los Bolongos. Fuentes policiales revelaron que el móvil del crimen era un ajuste de cuentas, donde el objetivo principal fue fulminar al ecuatoriano Obdulio Segundo Campoverde Ochoa, quien pertenecería a la banda binacional el tropezón.

Con respecto a la provincia de Contralmirante Villar, en el mes de mayo un joven pescador murió en manos de su amigo, quien le cortó la yugular. Ambos habían estado libando en un bar. De acuerdo al informe policial la víctima Jhon Paul Estrada Ascorbe, fue ultimado por su propio amigo Jean Carlos Apolo, quien en un arranque de ira y sin mediar palabra, rompió una botella de cerveza y con el pico de esta lo atacó en la yugular, ocasionándole la muerta inmediata.

Posteriormente se registró un crimen en alta mar donde resultó víctima un pescador. Hace una semana, Jhony Yoel Sunción Rodríguez atacó con un cuchillo a su exconviviente Johana Seminario en un bar.

Aunque en esta provincia los índices de criminalidad son menores respecto a las otras dos provincias, la población solicita un ainmediata intervención de las autoridades en el cierre de bares y cantinas que proliferan y son el escenario de estos hechos de sangre.

BANDAS. Con la captura de casi veinte presuntos delincuentes de la organización criminal “Los Chivitos de Campo Amor” que operaba en Zarumilla, las muertes por encargo cesaron. Antes de su detención la Policía había informado que los asesinatos estaban asociados a ajuste de cuentas, cobro de cupos, hegemonía del poder y primacía entre las bandas delictivas que operan en la línea de frontera. Debe considerarse también, que en el transcurso de este año las fuerzas del orden capturaron a los remanentes de bandas como “Los Pollos” de Tumbes, dedicados principalmente a la extorsión. Además, parte de “Los Perros Flacos” también fueron apresados a finales de año.