Cae red criminal "Los Antones de La Curva", en Zarumilla

Más de 450 agentes del orden, junto a 24 fiscales del todo el país que allanaron 24 viviendas, intervinieron a nueve presuntos integrantes de la organización, quienes figuran dos suboficiales de tercera en actividad
Cae red criminal "Los Antones de La Curva", en Zarumilla

Sicarios arremetieron con cambista en la frontera

10 de Octubre del 2019 - 09:13 » Textos: Manuel Arselles » Fotos: Correo

Mediante un megaoperativo desarrollado en la provincia de Zarumilla, en Tumbes, los agentes del orden desarticularon la organización criminal “Los Antones de La Curva”, logrando capturar a nueve personas, entre ellas dos efectivos policiales, que estarían inmersas en los delitos de receptación, robo agravado, extorsión, organización criminal, sicariato y homicidio simple.

La operación inopinada se llevó a cabo a las 3:40 de la mañana de ayer, cuando unos 450 efectivos policiales, junto a 24 fiscales de diferentes jurisdicciones del país, allanaron 24 viviendas, medida que contó con la orden judicial emitida por el magistrado Juan Valdiviezo Gonzales, del Primer Juzgado de Investigación Preparatoria de Tumbes.

Asimismo, se intervinieron dos celdas del centro penitenciario de Puerto Pizarro, puesto que dos internos habrían coordinado ciertas acciones delictivas en agravio de varios empresarios de Tumbes y de Ecuador.

OPERATIVO

Dada la peligrosidad de la organización criminal en cuestión, el gran continente policial, junto a los 24 fiscales de todo el país, se reunieron de manera preliminar en el complejo policial Jorge Taype Taranzona, desde altas horas de la noche del martes 8 de octubre.

Cada fiscal estuvo resguardado con 20 efectivos policiales, aproximadamente, trasladándose al sector El Hueco, del asentamiento humano La Curva, distrito de Aguas Verdes; para ingresar a las viviendas bajo la orden judicial expedida por el juzgado de Tumbes, quien determinó que el allanamiento dure 12 horas.

Por lo cual, se capturó a dos suboficiales de tercera, identificados como Cristian Erick Chávez Araujo (25), alias “Chávez”, quien labora en la dependencia policial de San José, en Tumbes, y a Dante Miguel Morán Rivera (26), (a) “Iguana”, quien pertenece a la comisaría de Andrés Araujo.

Según información obtenida por Diario Correo, las funciones de ambos agentes policiales era “limpiar” la zona, movilizando los patrulleros lejos del objetivo de la organización “Los Antones de La Curva”; siendo un gran aliado para que los involucrados cumplan con sus fechorías a mano armada, sin importarles la vida de sus víctimas.

En tanto, el cabecilla principal, Erick David Antón Chumacero, conocido en el mundo del hampa como “Erick Chilalo”, fue también capturado en la región Piura.

Asimismo, se intervino a Jhonny Zapata Núñez (25), conocido como “Chucho”, Jhan Antony Neira Talledo “Antony”, Jaime Jan Pierre Ynga Morales “Gordo”, Víctor Ernesto Miranda Bergel “Payasito”, Angelo Steven Castillo Asencio “Anyelo” y Darwin Jhair Jaimes Flores “Orejas”.

Como también, a los internos del penal de Puerto Pizarro, con el nombre de Jhon Alberto Navarro Morán "Cara de Papa" y de Alexis Alfredo Zapata Mancilla "Alexis".

Asimismo, se incautó varias motocicletas y mototaxis que eran utilizadas para cometer sus fechorías, como también, equipos móviles, CPU, memorias, entre otros.

Inmediatamente, fueron derivados a la División de Investigación Criminal (Divincri) para las diligencias correspondientes de acuerdo a ley.

Hasta el cierre de la presente edición, continuaban con las diligencias del caso, levantando las actas de los intervenidos, además, de las viviendas allanadas y de los objetos incautados, desconociendo las requisas realizadas.

EL CABECILLA

El objetivo principal fue el líder de dicha organización criminal, identificado como Erick David Antón Chumacero, de 24 años de edad, con el alias “Erick Chilalo”, quien fue detenido en la ciudad de Piura, al promediar las 4:30 de la tarde del martes 8 de octubre.

Según fuentes policiales, Erick Antón fue capturado en inmediaciones del asentamiento humano Ciudad del Niño, en el distrito de Castilla, en circunstancias que se desarrollaba un operativo de control de identidad.

Al observar la presencia policial, “Erick Chilalo” emprendió la huida generando una persecución motorizada, siendo reducido metros más adelante.

Al instante, procedieron con el registro preliminar, encontrándole un arma de fuego tipo pistola de marca Taurus, abastecida con 10 municiones.

El imputado tiene antecedentes policiales por el delito contra la vida, el cuerpo y la salud en la modalidad de homicidio calificado y tentativa de homicidio con arma de fuego en agravio de Ricardo Rosillo Espinoza (a) “Negro Ricardo”.

También, se le acusa de participar en ocho actos delictivos, quien habría asesinado a una persona, siendo al “Tío Sanna”, teniendo como móvil la hegemonía sobre la venta de drogas en el sector “El Hueco”; además, de registrar dos tentativas de homicidio y varios casos por robo agravado.

Además, por ser el líder de la organización criminal, “Erick Chilalo” era un gran facilitador de herramientas, ya que entregaba las armas y las motocicletas para que sus dirigidos cometan el ilícito encomendado.

LOS ROLES

Por tener una estructura estándar dicha organización criminal, Jhonny Núñez Zapata, (a) "Chucho", cumplía la función de trasmitir las disposiciones de "Erick Chilalo" hacia los mandos ejecutores.

Cada uno cumplía una función distinta, como marcaje, campana, eran especialistas tanto en robos, homicidios, entre otros.

Tal es el caso de Jhan Neira Talledo, (a) "Antony", junto a Jaime Ynga Morales, (a) "Gordo", quien, fehacientemente, cumplían el rol de "marcador" y "reglaje" en los delitos que se les imputa como contra la vida, el cuerpo y la salud.

Uno de los casos del cual estaría involucrado, se evidenció el reglaje que hacía en contra del "Tío Sanna" y "La Chinita" (aún no identificados por la Policía), logrando asesinar al primero que se mencionó con anterioridad.

Para los hechos de homicios, el rol que hacía prevalecer era Víctor Miranda Bergel, (a) "Payasito", junto a Angelo Castillo Asencio, (a) "Anyelo", quien era el conductor de los asesinatos encomendados por el cabecilla y del lugarteniente de la banda.

Para el caso de robos, el imputado Darwin Jaimes Flores, (a) "Orejas", recibía órdenes para ejecutar una serie de robos a mano armada, afectando a la tienda comercial Noelia y de una fémina, quien habría ingresado a su vivienda para apoderarse ilegalmente de los objetos valiosos.

Así, cada uno de ellos cumplían una determinada función, con toda la logística delictiva que el cabecilla "Erick Chilalo", mediante el lugarteniente "Chucho", efectuaba la entrega.

Lo más leído