Inician obra en la casa hogar Medalla Milagrosa

Proyecto abarca mejoramiento de infraestructura e implementación de los servicios en el centro residencial de menores, ubicado en Zarumilla. Inmueble tendrá capacidad para albergar a un promedio de cuarenta residentes
Inician obra en la casa hogar Medalla Milagrosa

Inician obra en la casa hogar Medalla Milagrosa

29 de Octubre del 2017 - 09:15 » Textos: Lourdes Sernaqué » Fotos: Correo

El Centro de Atención Residencial “Medalla Milagrosa” al fin contará con ambientes nuevos y debidamente acondicionados, pues la obra de mejoramiento de su infraestructura está a punto de ejecutarse, en Tumbes

“Medalla Milagrosa” es una casa hogar que asiste integralmente a menores en situación de riesgo. Este establecimiento pertenece al Programa Integral Nacional para el Bienestar Familiar (Inabif) del Ministerio de la Mujer y Poblaciones Vulnerables.

Actualmente son dieciséis los menores albergados en las instalaciones de este centro residencial ubicado en el asentamiento humano Campo Amor de la provincia de Zarumilla. Esta cifra corresponde a niños, niñas y adolescentes, cuyas edades oscilan entre los dos y quince años de edad.

Los niños de esta casa hogar han tenido que esperar largos años para la ejecución de la obra que tiene a cargo el Gobierno Regional de Tumbes, la cual está a punto de hacerse realidad.

Esta obra abarca la construcción de un local de dos pisos que será edificado en el mismo espacio que habitaban, el cual fue donado por la empresa ElectroPerú S.A.

Además, incluye la implementación y equipamiento de las diversas áreas, como cocina, lavandería, habitaciones y servicios higiénicos.

El proyecto tiene una inversión de más de 2 millones 661 mil soles y el pasado 12 de octubre se colocó la primera piedra, lo que indica que su ejecución ya está en marcha.

Cabe recalcar que este nuevo establecimiento tendría la capacidad para albergar a un promedio de 40 residentes, a diferencia del anterior que solo podía acoger a un máximo de veinte niños en una construcción de un solo piso que estaba hecha a base de material noble y drywall.

Esta última semana, los niños de la casa hogar fueron trasladados provisionalmente a una casa ubicada en el centro poblado Andrés Araujo, mientras dura la ejecución del proyecto. Se les ha informado que su estancia en el lugar será solo por seis meses.

Blanca Jiménez Cobeña, encargada de este centro residencial manifiesta su alegría al saber que pronto los niños tendrán un lugar más cómodo en donde residir.

Por otro lado, confesó que espera que las actividades se culminen en el plazo establecido y no hayan inconvenientes que retrasen la obra, pues anhela que los chicos tengan pronto un lugar más propicio para residir.

Refirió que la implementación de los ambientes favorecerá la calidad de vida de los niños, que es lo que se pretende desde su ingreso.

Jiménez precisó que los menores ingresan al centro residencial principalmente por tres factores. “Los niños ingresan mayormente por abandono moral, por abuso sexual o por maltrato físico y/o psicológico”, dijo.

Los menores que ingresan a la casa hogar reciben asistencia integral a fin de que sean reinsertados nuevamente en sus familias. En caso de que la situación no sea viable, se procede a entrar en un proceso para darlos en adopción, opción que solo es posible cuando los menores no excedan los diez años de edad.

CARENCIAS. La encargada de la casa “Medalla Milagrosa”, señaló que si bien tratan de brindar a los menores la mejor atención, siempre se presentan algunas carencias. Estas en su mayoría se deben a falta de alimentos, útiles de aseo y prendas de vestir.

Ante ello, según manifiesta, tienen que tocar puertas en busca de apoyo solidario a diversas instituciones como beneficencia pública, Aduanas, iglesias y centros de salud.

Ella señala la necesidad que había en la pronta construcción de la casa hogar, debido a que era indispensable mejorar la infraestructura y los ambientes que no garantizaban a un cien por ciento la seguridad de los menores.

Atención. Son doce las personas encargadas de velar por el bienestar de los niños, niñas y adolescentes del “Medalla Milagrosa”.

Tres psicólogos atienden su salud mental y buscan solucionar sus problemas de conducta a través de talleres de promoción y prevención. Ellos también se encargan de brindarles el apoyo social para poderlos reinsertar nuevamente en sus hogares.

Dos cocineras son las delegadas para su alimentación diaria, quienes les preparan sus desayunos, almuerzos, cenas y postres. Asimismo, hay una persona designada para el mantenimiento del local y un integrante administrativo.

Es loable la tarea que realizan estas personas; pero sin duda, el rol principal lo tienen las cinco “Mamitas cuidadoras”, mujeres comisionadas para vigilar, proteger y orientar en sus tareas diarias a los menores. Ellas ejercen un papel fundamental en el cuidado de los niños, pues son quienes dejan y recogen a los niños que asisten a la escuela, además de acompañarlos en sus actividades diarias.

TALLERES. Blanca Jiménez comentó a Correo que los menores también reciben, de parte de dos profesores, talleres de música, pintura y danza, a través de los cuales expresan sus dotes artísticas.

Igualmente aseguró que tratan de que los niños realicen actividades recreativas como lo hacen normalmente los chicos de sus edad. “Aquí los chicos son como todos los niños, vamos al cine, les organizamos sus cumpleaños, celebramos, tratamos de hacerlos sentir lo mejor posible” indicó.

Para ello, informó que hay un grupo de coordinadores que realizan acciones a fin de organizar eventos con los chicos para presentar a la comunidad.

Labor aparte es la que realizan algunos alumnos de universidades públicas y privadas quienes visitan la casa hogar llevando ayuda u organizando eventos.