Más de 57 mil alumnos inician el año escolar 2017 en la región Tumbes

La directora de educación en Tumbes, Marthina Calderón, dice que aún existen deficiencias en los colegios donde se han iniciado las clases. En tanto, se toman las medidas correctivas para auxiliar a los 48 planteles que están inundados por las fuertes lluvias. Estos últimos abrirán sus puertas recién el 20 de marzo
Más de 57 mil alumnos inician el año escolar 2017 en la región Tumbes

Más de 57 mil alumnos inician el año escolar 2017 en la región Tumbes

14 de Marzo del 2017 - 10:23 » Textos: Vianca Zeña » Fotos: Correo

En las tres provincias de la región fronteriza de Tumbes, más de 57 mil estudiantes de los tres niveles educativos empezaron ayer el año escolar 2017. En tanto, unos 4, 400 alumnos deben esperar hasta el próximo lunes 20 de marzo para acudir a sus respectivos centros educativos.

La titular de la Dirección Regional de Educación de Tumbes (DRET), Marthina Rosaura Calderón Cornejo, inauguró el buen inicio del año escolar en el centro educativo San Pedro del distrito de Canoas de Punta Sal, en la provincia de Contralmirante Villar.

No obstante, dio a conocer que los directores deben tomar medidas de precaución en la mayoría de centros educativos por las fuertes lluvias que se están presentando.

CLASES. El año escolar se inició en varios colegios de la región, sin embargo, aún persisten algunos problemas que dificulta el buen desarrollo del alumno en aula.

En el caso del colegio Inmaculada Concepción en Tumbes, la preocupación de la directora y padres de familia es el constante colapso de desagüe en la vía canal en el barrio San José.

“Los olores putrefactos que emanan este canal llega hasta las aulas desconcentrando a los alumnos. Se percibe con mayor intensidad al media día”, señaló la directora René Alemán Flores.

Existen centros educativos que también han presentado una serie de dificultades como el no tener el mobiliario necesario para abastecer a todo el alumnado.

Además, de no haber realizado la limpieza de los baños y no tener el desfogue de las aguas de lluvias frente a las precipitaciones pluviales.

“Existen cosas que se tienen que ir subsanando con el transcurso de los días”, mencionó la directora.

Indicó que aún falta instalar las aulas prefabricadas que han llegado a los centros educativos alejados, así como la entrega del material escolar.

Mientras tanto los titulares de las instituciones piden ser atendidos frente a las dificultades que se presentan.

RIESGO. Existen también 48 centros educativos que se encuentran en situación crítica, pues las lluvias están debilitando la infraestructura.

Este es el caso del colegio José Carlos Mariategui en el distrito de Papayal, el mismo que ayer por la mañana quedó totalmente inundado tras presentarse una fuerte lluvia.

La directora Noemí Oyola Olivos informó que ante la acumulación de las aguas de lluvia no tienen ningún desfogue para evacuarlas, por lo que pide apoyo del a Ugel y DRET.

Un caso diferente viven los alumnos y directivos del colegio José Olivera Paredes del barrio Las Mercedes.

El director del plantel se rehusa iniciar clases en las aulas prefabricadas pues estas ya no están en condiciones para albergar a los alumnos.

“El calor no se soporta en el interior de las aulas, en el lugar donde estamos las aguas del desagüe colapsan, hay aguas acumuladas por las lluvias, por eso no podemos seguir aquí”, dijo Alfredo Regalado Campaña, titular del plantel.

Aclaró que el 20 de marzo estarán instalándose en los ambientes que no han terminado de ser construidos por el gobierno regional.

“Le hemos pedido que nos instalen los servicios básicos para poder iniciar en la nueva infraestructura. Nosotros tenemos el consentimiento del gobernador regional”, sostuvo el director.

En tanto un grupo de trabajadores pintan las paredes y fierros oxidados del nuevo colegio. Además se detectó que algunas columnas estaban expuestas, siendo un peligro para los 600 niños matriculados.