Más denuncias de violencia familiar se dan en Tumbes

A casi 50 días de instalado el Centro de Emergencia Mujer en la comisaría La Familia, ya se han registrado más de 60 casos, de los cuales el 21.5% es contra menores de edad y un 73.8% es relacionada a violencia de género
Más denuncias de violencia familiar se dan en Tumbes

Más denuncias de violencia familiar se dan en Tumbes

05 de Noviembre del 2017 - 10:31 » Textos: Julia Lalupú » Fotos: Correo

A 46 días de instalado el Centro de Emergencia Mujer (CEM) en la comisaría La Familia, en Tumbes, se han reportado 65 casos de violencia familiar. De los cuales las personas más afectadas resultaron ser mujeres.

REPORTE. Según el reporte del CEM, desde el 21 de setiembre que empezó a atender al público, se registraron cinco casos de maltrato físico y uno de violencia psicológica. Es importante recalcar que de estos incidentes todos fueron cometidos contra mujeres menores de edad, con vínculo relacionado de pareja.

Esto nos obliga a pensar que muchas mujeres menores de 18 años, se pueden encontrar a merced de sus parejas o convivientes y por lo tanto son propensas incluso a dejar sus estudios y por ende convertirse en dependientes, con respecto al tema económico.

En cuanto al mes de octubre, la cifra se elevó considerablemente con 59 personas que se atrevieron a denunciar a sus agresores. En estos índices, se revelaron 8 casos de violencia tanto física como psicológica contra niños, niñas y adolescentes. Las personas mayores de edad (de 18 a 59 años) que sufrieron algún tipo de violencia son 48, también ancianos de 60 a más años, se contabilizan tres. En una visón panorámica, en relación al tipo de violencia perpetrado en este mes, 29 fueron denuncias por maltrato psicológico y 30 por agresiones físicas. Asimismo, de estos casos, 39 de ellos fueron consumados por sus parejas y 20 por algún familiar cercano.

Así pues, de las cerca de 60 denuncias, 54 fueron contra féminas y 5 contra varones. En efecto, en Tumbes, la violencia contra las mujeres sigue en aumento, o por lo menos son más las que se atreven a pedir ayuda. Esto a consecuencia de las campañas que se realizan a nivel nacional, la más conocida y promovida por Arlette Contreras, Ni una Menos.

“Es impresionante los números que vemos de violencia en nuestra ciudad, desde que abrimos, el 92.3% de los casos son de mujeres que se cansan de las vejaciones que reciben de sus parejas o familiares, pero también hay un 7.7% de varones que son parte de las estadísticas de maltrato, esto nos demuestra que la violencia se da en ambas partes”, manifestó Javier Medina Palacios, coordinador del CEM.

CASOS. Hace dos semanas en Pampa Grande, una señora había acusado a su expareja de esparcir por todos los compartimientos de la vivienda el líquido formaldehído (formol), mientras ella y sus dos menores hijas dormían. El hombre que vivía al lado de su casa, fue descubierto por una de ellas, alertada por el hecho aviso a su madre y salieron rápidamente del domicilio. Frente a lo ocurrido la mujer no dudó en denunciarlo, ahora enfrenta una investigación penal. Esto pudo terminar en tragedia.

Solo para recordar en el año 2016, la ciudad de Tumbes tuvo más de 280 casos de violencia hacia la mujer registrados, además obtuvo una tasa mayor de feminicidios en todo el país (2,7%).

De estos casos, reportados en el CEM de Tumbes, 108 correspondieron a maltrato infantil hacia niños mayores de cinco años, expuestos tanto a violencia física, psicológica y sexual. En relación a este último, el 80% fueron niñas y el 20% restante niños.

La mayor parte de los menores señalaron a miembros de su familia e incluso a sus padres como agresores.

Sin duda para este año la cifra se elevará de manera considerable, en el CEM de Tumbes hasta la quincena del pasado mes, la cifra era de más de 210 denuncias por violencia.

En relación a las cifras emitidas por el CEM, ubicado en la comisaría de la Mujer, la mayor parte de personas expuestas al maltrato son personas de 18 a 59 años. Sin embargo son los niñas y niñas quienes ocupan el segundo lugar, con un 21.5%. Ya sea que denuncien con ayuda de un conocido o amigo, o por sus propios medios, la población infantil tumbesina está siendo gravemente dañada.

CIFRAS. A nivel regional, el año pasado se registró un total de 565 casos de violencia, entre infantil y de género. En lo que va del año ya se han reportado cerca de 700 denuncias. Es posible que la cifra llegue a 800 al finalizar el 2017.

Por lo que se refiere a la violencia de género, en especial hacia mujeres, mayores o menores de edad, el punto crítico es la educación.

La mayor parte de las personas que sufren estas vejaciones se niegan a denunciar por temor o por el hecho de no poder sustentar económicamente a sus hijos ni a ellas mismas.

La falta de estudios secundarios o superiores merma la posibilidad de acusar a su agresor. Frases como “Si lo dejo como voy a vivir”, “¿Quién nos ayudará con el gasto?” o “¿Qué será de mis hijos?” son las más expresadas por las mujeres que no cuentan con instrucción académica o trabajo fijo.

“Estas circunstancias, a mi opinión, son frecuentes en las zonas rurales o campo, las mujeres suelen ser más sumisas, es difícil llegar a ellas porque al parecer nunca van a denunciar, lamentablemente siempre callan”, recalcó Medina Palacios.

Agregó que está situación las hace más vulnerables a ser parte de las miles de víctimas de feminicidio en nuestro país.

Es importante destacar que el CEM de la comisaría La Familia, permitirá a muchas personas, tanto mujeres y hombres, de todas las edades, acabar con su estilo de vida marcado por cualquier tipo de violencia.

El coordinador Javier Medina indicó que la instalación del CEM tiene como objetivo atender de forma inmediata los casos que son denunciados directamente en la dependencia policial, también resaltó que el trabajo en conjunto con las comisarías es un factor importante ya que permite evidenciar más casos de violencia y por ende ayudar a las personas afectadas.

“El CEM tiene a disposición del público en general, orientación legal, consejería psicológica, servicio social y defensa judicial. Aquí trabajamos todos en equipo: psicóloga, asistenta social, promotora, admisionista, abogada y coordinador, todos con el único objetivo de ayudar”, acotó.

Así pues, el CEM, trabaja de la mano con el Poder Judicial, haciendo audiencias descentralizadas para asesorar a los usuarios.