Temas

Mineras de Ecuador contaminan el río Tumbes

El gerente de Recursos Naturales del Gobierno Regional de Tumbes, Manuel Leiva Castillo, asegura que unos 750 permisos mineros en la cuenca alta del vecino país ponen en vilo al principal afluente de la región
Mineras de Ecuador contaminan el río Tumbes

Mineras de Ecuador contaminan el río Tumbes

18 de Mayo del 2017 - 09:00 » Textos: Luigi Vignolo » Fotos: Correo

Durante la sesión extraordinaria del Consejo Regional, desarrollada el día de ayer, el gerente de Recursos Naturales y Medio Ambiente del GRT, Manuel Leiva Castillo, manifestó que existen 750 concesiones mineras en Ecuador, ubicadas en las ciudades de Zaruma y Portovelo, las cuales forman parte de la cuenca del río Tumbes y contribuyen con su contaminación.

Ante esta situación, las principales autoridades de la región han planteado una serie de acciones que permitirán establecer una declaratoria de emergencia sanitaria por la contaminación del río Tumbes.

ATUSA. Además de las mineras instaladas en la cuenca del río Tumbes, existen empresas privadas dentro de nuestra región que contaminan el medio ambiente. Una de ellas es la EPS Aguas de Tumbes S.A (Atusa), que continuamente es criticada por el pésimo servicio que brinda.

A pesar que la población ha realizado varias protestas en contra de Atusa, la empresa continúa contaminando el medio ambiente por medio de los vertederos que desembocan directamente en el río Tumbes.

ZONAS AFECTADAS. El agua de toda la región; utilizada tanto para el riego de cultivos, como para el consumo humano, proviene del río Tumbes, que como se sabe, está contaminado.

El gerente de Recursos Naturales y Medio Ambiente del GRT, Manuel Leiva Castillo, mencionó que los distritos más afectados son San Jacinto, Pampas de Hospital, San Juan de la Virgen, Corrales, La Cruz y Tumbes.

METALES PESADOS. Según el director de Salud Ambiental de la Dirección Regional de Salud (Diresa), Miguel Fernández Flores, el agua destinada al consumo humano debe poseer ciertas características de salubridad para poder ser utilizada.

El especialista señaló que al analizar varias muestras de agua obtenidas de distintas zonas del departamento, se pudo confirmar la existencia de metales pesados como el plomo, hierro y arsénico, cuya presencia en la sangre es letal para la vida.

Enfermedades. El mercurio, el plomo y el arsénico están considerados dentro de los metales pesados altamente tóxicos. Una vez en el cuerpo, se acumulan en algunos de los principales órganos como el hígado, riñones, bilis y el corazón.

Estas sustancias pueden alojarse no solo en los órganos vitales, sino también, en los huesos y en las articulaciones.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el consumir alimentos y agua con presencia de metales pesados, hace que una persona sea propensa a sufrir enfermedades físicas y psíquicas como hipertensión arterial, problemas renales, disminución de capacidad de reacción, temblores en las manos, impotencia, fatiga, sabor metálico en la boca, entumecimiento, pérdida de memoria, pérdida de apetito, ansiedad, perturbaciones del sueño, dolores crónicos de cabeza u otros.

Además, en las mujeres embarazadas, la presencia de plomo puede causar complicaciones en el parto y en el peor de los casos puede desencadenar en un aborto.

PRUEBAS. Jesús Oviedo, quien es coordinador regional del Frente Amplio por la Defensa del Medio Ambiente, manifestó que existen pruebas fehacientes sobre cómo los metales pesados están matando a los pobladores del caserío Rica Playa, perteneciente al distrito de San Jacinto.

El dirigente manifestó estar preocupado porque existe un alto número de mujeres y niños que están contaminados con plomo y mercurio.

Indicó que se han realizado algunas pruebas de sangre, y los resultados han sido positivos a la presencia de metales pesados.

ACCIONES. Lo que las principales autoridades de la región plantean es una declaratoria de emergencia sanitaria por la contaminación del río Tumbes; sin embargo, el proceso es muy burocrático y se tienen que cumplir una serie de requisitos.

SECTOR SALUD. El médico Rommel Gonzáles, quien acudió a la sesión del Consejo Regional ante la ausencia del director de la Diresa, señaló que se necesita definir un presupuesto necesario para realizar, como primera medida, un examen de sangre a mil 700 personas del distrito de San Jacinto, con el cual poder estipular los niveles de concentración de metales.

Señaló que cada examen cuesta 100 dólares y las muestras son enviadas a Lima para ser analizadas por Censopas, la única entidad autorizada en todo el Perú para realizar estas pruebas.

Por ello, Rommel Gonzáles, reiteró que se necesita una inversión millonaria.