Trabajo infantil en cultivos de arroz en la región Tumbes

En una supervisión, este año, Sunafil y Defensoría hallaron a 6 menores de edad laborando en campos agrícolas de Playa Hermosa y La Canela. El defensor Abel Chiroque insta a los alcaldes a trabajar en conjunto para erradicar dicho problema
Trabajo infantil en cultivos de arroz en la región Tumbes

Trabajo infantil en cultivos de arroz en la región Tumbes

24 de Diciembre del 2017 - 08:28 » Textos: Julia Lalupú » Fotos: Correo

El jefe de la Oficina Defensorial de Tumbes, Abel Chiroque Becerra, exhortó a las autoridades ediles a unir esfuerzos para erradicar el trabajo infantil en la región de frontera, debido a que desde el año 2013 hasta la fecha se han rescatado a cerca de 200 niños, niñas y adolescentes, quienes eran explotados en los campos de cultivos.

Asimismo, este año se llevaron a cabo supervisiones en las zonas agrícolas de los sectores La Canela y Playa Hermosa, ubicados en la margen izquierda del río Tumbes.

Esto en coordinación con personal de la Superintendencia Nacional de Fiscalización Laboral (Sunafil) del departamento tumbesino.

RESULTADOS. La inspección tuvo lugar el 31 de agosto y 1 de setiembre, con la finalidad de constatar la presencia de menores de edad y exhortar su retiro inmediato del área.

En el sector conocido como La canela, se identificó a dos niños de 14 y 11 años y a una niña de 13 años de edad, quienes estaban acompañados de dos personas adultas.

Así pues, en Playa Hermosa, también encontraron a tres niños entre las edades de 9 a 13 años, ellos fueron retirados del lugar de trasplante del cultivo de arroz.

Cabe señalar que el personal de ambas instituciones desarrollaron charlas a las personas que estaban a cargo de los menores con el objetivo de concientizar sobre el riesgo a que se expone la integridad de los niños, cuando hacen el trasplante de almácigo del ya referido cereal.

Además, les mencionaron que los menores no pueden hacer actividades que exigen un gran esfuerzo físico y les hicieron recordar que el trabajo infantil esta prohibido, según los derechos de los niños, niñas y adolescentes.

PERFIL. Abel Chiroque precisó que nuestra región se ha convertido en una zona de trabajo infantil.

“Los menores son captados de otros departamentos como Lambayeque, Piura y Cajamarca para trabajar durante las temporadas de siembra en las campañas de arroz a cambio de un sueldo escaso”, indicó.

También atribuyó las condiciones sociales como uno de los factores que beneficia que los niños se muevan de sus hogares. “Ellos llegan de sectores rurales donde hay pobreza extrema, en muchos casos son animados por familiares”, agregó Chiroque.

Ahora, un menor que es rescatado, suele estar bajo una situación traumática, ya que es derivado directamente hacia la comisaría de la jurisdicción donde espera que se realice las diligencias hasta que llamen a sus padres para que finalmente sean trasladados a su vivienda, si el niño rescatado es de otra región el proceso suele tardar una semana.

Es por esto y que pese a las estrategias de intervenciones a las zonas, se ha advertido que la situación persiste y los derechos de los menores continúan siendo afectados.

“Los rescates no funcionan, es una situación difícil y afecta el estado emocional de los niños y niñas, en algunas ocasiones huyen”, puntualizó el jefe de la Oficina Defensorial de la región de frontera.

Es importante indicar que desde el año 2013 se realizan operativos en conjunto con la Fiscalía, Dirección Regional de Salud (Diresa) y las dos instituciones ya mencionadas. Este año Sunafil y Defensoría pusieron en práctica el plan de ejecutar recorridos en los campos de cultivo de arroz.

ACCIONES. Ya en la comisaría, el menor se enfrenta a un trámite burocrático y policial que le genera temor por lo que se esta manejando seguir otro tipo de estrategia.

Chiroque señaló que la intención de las supervisiones no es exponer a los niños y niñas a circunstancias que les afecte psicológicamente, razón por la cual, enfocarán sus acciones en la persuasión y prevención.

“Con Sunafil haremos una labor de preventiva, los que tendrán que responder en las dependencias policiales y llevar todo el proceso serán las personas que están a cargo de los menores”, remarcó.

Parte de esta iniciativa es que se ha identificado las áreas de cultivo de arroz en la región para prevenir y sancionar a los propietarios que tengan a su disposición a niños, niñas o adolescentes.

Para el defensor, las acciones que han tomado van más allá del tema de rescate, ellos quieren implicar una labor de prevención.

“En esta ocasión hemos hablado directamente con las personas que tenían a cargo a los menores, ahora a ellos les toca entender que esta práctica es un delito”, acotó.

El trabajo en los campos agrícolas suele ser desde las 4:00 de la mañana hasta las 5:00 de la tarde, en ese lapso de tiempo no se sabe si el menor desayuna o almuerza, además que se expone de sufrir enfermedades digestivas, más adelante puede ser diagnosticado con problemas irreversibles en la piel por las sustancias que yacen en los cultivos, como los insecticidas.

Razón por la cual, los dueños y las personas que trasladan a los niños hacia las parcelas estarían cometiendo el delito de exposición a menores al peligro.

RECOMENDACIONES. La región tumbesina no posee un centro de menores o albergues donde sean atendidos estos casos.

Abel Chiroque sostuvo que el Gobierno Regional de Tumbes (GRT) ha demostrado ineficiencia en el desarrollo de estrategias que contribuyan a erradicar este problema social que lleva años y se ha convertido en una costumbre o bien dicho, una situación que suele ser pasada por alto por los ciudadanos.

Según el portal del Ministerio de Economía y Finanzas (MEF), el GRT tiene destinado 2 millones 784 mil 289 soles como parte del programa presupuestal 0117 para la atención oportuna de niños, niñas y adolescentes en presunto estado de abandono, solo el 50% ha sido utilizado.

Para Abel Chiroque, este monto puede ser proyectado para la construcción de un albergue con la finalidad de acoger a los menores que son rescatados.

“Además que no existe seguimiento a cada uno de los casos, no hay preocupación de las autoridades ediles de trabajar por erradicar”, aseveró.

En tanto, sigue esperando la respuesta del gobernador regional, Ricardo Flores.