Temas

Tumbes: “A mi hermano lo mataron a balazos y al parecer lo han confundido con otra persona”

Parientes y amigos de Piero Noriega sostienen que el ataque sería para alias “Patucho”, por su contextura
Tumbes: “A mi hermano lo mataron a balazos y al parecer lo han confundido con otra persona”

Tumbes: “A mi hermano lo mataron a balazos y al parecer lo han confundido con otra persona”

10 de Octubre del 2017 - 09:56 » Textos: Jhoanna Elera » Fotos: Correo

Los familiares y entorno cercano de Piero Jacobo Noriega Yacila (42), quien fue ultimado de seis balazos el domingo por la noche en el barrio Las Mercedes, en la región Tumbes, aseguran que la víctima se dedicaba al oficio de matarife ganándose la vida honradamente, por lo que descartan que el crimen se trate de un ajuste de cuentas.

“Él no tenía problemas con la justicia, no era delincuente; parece que lo confundieron con otra persona que tiene sus características”, aseveró la hermana del occiso, Olivia Noriega Yacila.

Según esta hipótesis, el infortunado hombre habría sido confundido con un presunto malhechor conocido como “Patucho”, a quien se parecía por su contextura y color de piel. Cabe indicar que esta fuente no confirmó que alias “Patucho” sea un avezado delincuente pero sostuvo que tampoco haya estado internado en el penal.

“El (víctima) solo estuvo en el lugar y en el momento inoportuno”, acotó un pariente.

CRIMEN. La trágica escena se perpetró en la esquina de las calles Pachacútec con Yahuar Huaca al promediar las 7:15 de la noche, mientras Piero Noriega conversaba sentado en la vereda de la casa de una vecina.

De pronto dos desconocidos, que minutos antes merodeaban por la zona, se detuvieron a bordo de una motocicleta negra y el que iba en la parte trasera arremetió a balazos contra Noriega Yacila.

Pese a que fue evacuado de emergencia al hospital, la víctima pereció en el nosocomio minutos después de llegar. El cuerpo presenta seis proyectiles de bala que se alojaron en el tórax, abdomen, ingle y pulmón.

Hasta ayer en horas de la mañana el cuerpo permanecía en la morgue de Tumbes sin que le hayan practicado la necropsia de ley. Los familiares lamentaban el retraso aduciendo que tenían que velar a su pariente.

Cabe señalar que Piero Noriega no deja ni esposa ni hijos, solo sus padres, hermanos y amigos lamentan su partida.