Tumbesinos en riesgo por agua contaminada en el río

El docente investigador de la materia, Napoleón Puño informa que la principal fuente hídrica de la región cuenta con residuos de plomo, el cual ya está en la sangre de los pobladores que consumen el líquido vital de manera directa
Tumbesinos en riesgo por agua contaminada en el río

Tumbesinos en riesgo por agua contaminada en el río

15 de Marzo del 2019 - 08:46 » Textos: Deysi Rojas » Fotos: Correo

La salud de los tumbesinos cada vez más se pone en riesgo, y esto debido a que el líquido elemento que proviene de la vertiente del río Tumbes se encuentra altamente contaminado por minerales arrojados a sus aguas que nacen en la cuenca transfronteriza en el Ecuador.

Así lo revelan los estudios realizados por la Universidad Nacional de Tumbes, y los reportes de la Dirección Regional de Salud (Diresa).

APORTE

El especialista en el tema, Napoleón Puño Lecarnaqué, precisó que los estudios realizados a los pobladores de Rica Playa, en el distrito de San Jacinto, han comprobado que la población tiene una considerable concentración de plomo en su sangre, esto quizá por el momento no refleje daño alguno; sin embargo, al continuar consumiendo agua contaminada con minerales, provocará lesiones fuertes, incluso el cáncer.

“Desde el 2001 hemos realizado monitoreos a nuestra población y estamos investigando la afectación a la salud, porque tenemos la data suficiente para constatar el daño generado a la lugareños que viven en la ribera del río Tumbes, hay tesis doctorales que confirman esto, sobre todo en Rica Playa donde el 100% de los pobladores cuentan con plomo en la sangre, y los metales pesados son bioacumulantes que con el paso de los años va a generar una infestación general”, resaltó.

Agregó que es necesaria la respuesta del Estado Peruano para declarar en emergencia por la contaminación, pues la captación de agua potable para toda la población de la región, proviene de esa misma fuente.

Es por ello, que Puño Lecarnaqué se muestra a favor de una denuncia internacional en contra de las empresas mineras que desechan sus residuos hacia el río Calera, en el Ecuador, naciente del río Tumbes.

Según informó, el delito ambiental en perjuicio a la salud de los peruanos se considera de lesa humanidad, el cual sí puede ser sancionado, pues existe un precedente en el vecino país del norte.

Agregó que, pese a los constantes convenios con el Ecuador para el buen uso de la aguas de la cuenca transfronteriza, estos nunca se han respetado.

Resaltó que en la última reunión binacional del 2018, los gobiernos peruano y ecuatoriano han aceptado el alto nivel de contaminación de la cuenca binacional Puyango Tumbes, y cuyas fuentes de contaminación principal son las empresas que ejercen la minería ilegal.

LEY

Dijo que existe una ley aprobada en el 2018 por el Congreso peruano, declarando de interés público el problema de la contaminación del río Tumbes; pero que esto no ayudaría mucho, pues sencillamente porque las cuencas transfronterizas no se manejan con leyes, sino con convenios internacionales.

“Todo lo que nosotros podamos hacer en materia de leyes a nivel del Congreso peruano, no va ha repercutir en nada para solucionar el problema, porque nuestra cuenca es binacional”, explicó.

DENUNCIA

Sobre el particular, la Defensoría del Pueblo también ha reportado las acciones conjuntas que se han hecho con sus pares del Ecuador; sin embargo, lamenta que por parte de las autoridades haya inacción para salvaguardar la integridad de los pobladores.

Abel Chiroque Becerra, comisionado de la Oficina Defensorial de Tumbes, resaltó que desde diciembre del 2017 se ha oficiado ante el Ministerio de Relaciones Exteriores los reportes donde se constatan la eminente contaminación y afectación a la salud.

Sin embargo, hasta la fecha, los moradores de Rica Playa, La Capitana, Higuerón, Vaquería y Oidor siguen consumiendo el agua directamente del río Tumbes.

Según explicó existen dos denuncias formuladas ante la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos.

La primera fue realizada por el dirigente agricultor Francisco Barreto, quien denuncia al Estado Ecuatoriano por no actuar en contra de la minería informal que vierte los relaves hacia los ríos Calera y Amarillo.

La segunda denuncia fue interpuesta por el ciudadano, Jesús Oviedo Sunción, quien demanda al Estado Peruano por omisión de funciones, pues no se ha cumplido con el plan respectivo de prevención y atención de las familias afectadas.

Ambas denuncias se encuentran en revisión desde diciembre del 2018.

INACCIÓN 

Según Chiroque Becerra, luego de reportar la eminente contaminación, el Estado Peruano debió presentar un plan de acción para sustentar la emergencia y salvaguardar la integridad de los afectados.

En este plan debió actuar el Ministerio de Vivienda, para dotar de agua segura a dichos sectores. También el Ministerio de Salud debió cumplir con el monitoreo y constatar el daño real, mediante análisis de sangre.

Y también el Ministerio Público debió acelerar el proceso de investigación. Sin embargo, todos han fallado.

PROPUESTAS 

De acuerdo a la magnitud del problema, Napoleón Puño, establece tres propuestas a los gobernantes locales.

La primera consiste en un proyecto de reforestación a lo largo de la ribera del río con plantas fitoremediadoras que absorven contaminantes de metales, entre ellos el guayacán, carrizo, álamo, pájaro bobo, entre otras que sí hay dentro de la región pero de manera aislada.

La segunda propuesta consta en que las plantas de agua potable de la región usen como filtro el carbón activado, hechos a base de cáscara de cacao, y no solo los de arena que actualmente vienen utilizando. Precisó que estos resultan muy económicos para el mismo Estado.

La tercera, consta de una educación ambiental permanente que debe ser promovidas en todas las esferas.

Desayunos de Correo

Lo más leído