Venezolanos pasan penurias en la ciudad de Tumbes

Varios de los extranjeros que no cuentan con dinero tienen que dormir en las calles, luego continuar con su viaje al sur
Venezolanos pasan penurias en la ciudad de Tumbes

Venezolanos pasan penurias en la ciudad de Tumbes

03 de Noviembre del 2018 - 10:17 » Textos: Fernando Castillo » Fotos: Correo

En distintos puntos de la ciudad de Tumbes, se encuentran ciudadanos migrantes venezolanos apostados en las plazas y parques a la espera de reunir un poco de dinero para continuar con su viaje a otras regiones de país.

Ellos lograron ingresar antes del 31 de octubre al Perú y tienen la opción de tramitar después el Permiso Temporal de Permanencia (PTP), un documento con el que pueden trabajar, estudiar y acceder a diversos servicios.

Correo recorrió diferentes lugares, para conocer de primera mano la situación. Allí se encontró con testimonios desgarradores de muchos venezolanos, quienes mantienen la ilusión de conseguir una fuente de empleo y escapar de la realidad que los hizo abandonar Venezuela.

SACRIFICIO. En un jardín de la cuadra 2 de la calle Tacna encontramos una pequeña carpa de color rojo, donde habita temporalmente Sandra Escobar, de 38 años de edad, una de tantas personas venezolanas que no soportó la crisis económica de su país y optó salir para extranjero a fin de darle una mejor calidad de vida a sus dos hijas, en este largo camino la acompaña su prima.

“Soy natural de Carabobo, cansada por el poco dinero que ganaba opté hace dos meses por salir de Venezuela. Veintiocho días llevó durmiendo en la calle, instalo mi pequeña carpa para pasar la noche con mis niñas de 10 y 3 años y mi prima. Apelo al apoyo económico del prójimo para seguir con mi viaje hasta la ciudad de Trujillo donde me estableceré por un tiempo”, relata Escobar.

En tanto, Jaime Lereico, dejó su natal Maracay del estado Aragua también a su esposa y su hija de 11 años para forjarse un futuro con la intención de luego traer a su familia.

“Tiempo atrás trabajaba en una fábrica de cartón pero tras agravarse la situación me despidieron. Después he tenido que realizar diversos oficios para reunir dinero para solventar los gastos del hogar, pero es insuficiente. El plato más económico que comíamos era sardinas con yuca”, manifiesta Jaime Lereico.

Otro caso similar, es de Luis Álvarez Silva, quien viene procedente del estado de Lara.

“En Venezuela me dedicaba a lavar autos, junto a cuatro amigos decidimos partir con destino al Perú precisamente a Lima, donde un compatriota nos ha conseguido trabajo en una empresa”, indicó Álvarez quien dejó a su cónyuge y dos hijos, uno de 3 y otro de 4 años de edad.

En otro punto donde también estaban apostados más extranjeros es la plazuela Francisco Bolognesi, donde llegaron un grupo de tumbesinos quienes repartieron raciones de almuerzos.

CAOS. Por su parte, el alcalde de la provincia de Tumbes, Manuel De Lama, declaró que un aproximado de 5,000 venezolanos se han establecido en toda la región, y muchos de ellos al no tener un empleo formal han optado por el comercio ambulatorio, que se ha desbordado en la ciudad.

“Antes teníamos 250 ambulantes, hoy en día la cifra supera los 1,300 comerciantes informales en el centro de Tumbes”, sostuvo De Lama.

Explicó que se ha visto en la obligación de repotenciar el trabajo de limpieza, porque todos los días la ciudad amanece sucia y no cuentan con personal suficiente para atender a más personas.

Lo más leído