Temas

“Las soluciones deben desarrollarse en nuestros países”

Alexander Gómez , country manager de Wayra Perú. Esta aceleradora de negocios digitales proporcionará a las startup seleccionados servicios de aceleración y capital semilla.
“Las soluciones deben desarrollarse en nuestros países”

“Las soluciones deben desarrollarse en nuestros países”

09 de Mayo del 2016 - 12:24 » Textos: Athena Fernández » Fotos: Eric Villalobos

Un año más, Open Future, el programa global de Telefónica, abre sus puertas para apostar por el emprendimiento digital a través de su aceleradora Wayra Perú, que presenta la primera convocatoria en 2016 para potenciar este tipo de proyectos. Tras casi cinco años y 44 startup aceleradas, nuevamente un equipo de expertos evaluará las características y el potencial de los nuevos trabajos. Luego de un exhaustivo proceso de selección, entrarán a este programa de aceleración de 4 meses. Prestando especial atención a los proyectos con soluciones en Tecnología de Internet (IoT) y las aplicaciones “cloud”, Alexander Gómez, director de dicha aceleradora, explica cómo funciona esta plataforma de innovación.

¿Qué diferencia a un startup de una empresa convencional?

Una empresa tradicional presenta un modelo de negocio ya probado y que funciona. Lo que hace el emprendedor es replicarlo en un nuevo mercado o geografía. Un startup habla de un proyecto de innovación con modelos de negocio que no están probados porque desarrollarlos es muy distinto. Aquí son temas innovadores, con una metodología especial que necesita experimentos para saber si la idea va a funcionar.

¿Qué buscan en su proceso de selección?

Es importante que los concursantes estén detrás del proyecto al cien por ciento, muy enfocados. Si bien esto no garantiza el éxito, minimiza el porcentaje de fallas. Además, ellos deben tener algún tipo de experiencia en su área y saber sobre cultura de emprendimiento digital. Los aspirantes deben conocer las metodologías digitales y poner énfasis en cómo se desarrolla el cliente.

¿También necesitan algún conocimiento empresarial?

No. En esta parte inicial es más importante cómo hacer experimentos que ser un empresario tradicional con conocimientos en productividad o gestión. Si al final el startup llega a convertirse en una empresa, y se vuelve una compañía más sólida, entonces sí. Ahora se necesita una mente más abierta, dispuesta a la experimentación y conocer al cliente.

Ustedes reciben el apoyo de inversionistas, ¿es difícil captar su interés en proyectos tecnológicos?

A todos les gusta esa potenciación que refleja un startup. Nuestro apoyo al emprendedor es que se entienda su modelo financiero, así él y el inversionista hablarán el mismo lenguaje. Por el lado de los inversionistas, nosotros los contactamos y les presentamos estas oportunidades que son diferentes a las inversiones tradicionales porque crecen muchísimo y tienen altos retornos.

La mayor crítica a Perú es que necesita impulsar más proyectos productivos con alto valor, ¿opina lo mismo?

Totalmente. Nosotros justamente operamos en estos países latinoamericanos porque el talento está presente y, por otro lado, hay muchas cosas que un startup puede resolver. Los problemas que tenemos en Latinoamérica son diferentes a los de Estados Unidos, por eso las soluciones deben desarrollarse en nuestros países. Tiene que salir de nuestro propio talento para resolver un problema local.