Airbag: “Es importante que un artista tenga algo que decir”

Banda argentina regresa a nuestro país para presentarse hoy en Sargento Pimienta de Barranco
Airbag: “Es importante que un artista tenga algo que decir”

En el 2004 lanzó su disco debut, bajo el título de Airbag. Tras este material, publicó otros cinco, el último en el 2016. En setiembre pasado presentó el tema “Como un diamante”.

17 de Octubre del 2018 - 11:01 » Textos: Tomás Chávez/ tchavez@grupoepensa.pe » Fotos: Difusión

Los hermanos Patricio, Gastón y Guido Sardelli vuelven a Lima con una gira promocional de su banda, Airbag. Correo conversó con el último de ellos sobre lo que significan las casi dos décadas que llevan componiendo música.

¿Qué nos puedes adelantar de esta presentación?
Para nosotros esta visita es importante porque podemos conectar con otras ciudades que también nos han esperado durante mucho tiempo. Vamos a poder hacer un repaso por los temas de toda nuestra carrera, esos que la gente no dejará de pedir nunca, y de los nuevos que tenemos.

Siendo hermanos, ¿cómo desarrollaron esa química para entenderse a lo largo de 19 años? ¿Alguna vez compitieron entre ustedes?
La competencia ha estado presente entre nosotros, pero es bastante sana. De alguna manera siempre hemos sido tres fuerzas de composición. Trabajamos por separado y luego nos reunimos y vemos qué funciona para el disco que vayamos a trabajar.

“Nos gustan los desafíos”, sostuvieron durante una entrevista. ¿Dónde encuentran el reto de reinventarse a través del punk rock, hard rock, rock alternativo, garage rock o heavy metal?
Siempre tratamos de hacer este tipo de experimentos y de retarnos. Hace no mucho hicimos un recital sinfónico en Argentina, donde decidimos mezclar nuestras canciones con música clásica. Al principio mucha gente debe haber dicho: “¿Estos pibes quiénes se creen?”. Pero nos pusimos a planearlo y creo que lo sacamos adelante de una gran forma. Tratamos siempre de ver cómo podemos retarnos a seguir mejorando.

Tras lanzar su último disco, Mentira la Verdad (2016), referiste que se vive un momento de una “crítica blanda, liviana y rápida”. ¿En qué momento el rock latinoamericano pierde su característica contestataria y rebelde?
No sé si todo el rock tiene que ser contestatario como una norma, pero es importante que los artistas tengan algo que decir. Es como que ahora todo está suave. Inclusive creo que es más un problema de los Estados Unidos, que ha normalizado la música de una manera que todo está estandarizado. Por ahí es mejor tener a alguien cantando sin nada que decirle a su público o que los haga pensar, a tener a cinco pibes con ideas claras y que generen revoluciones.

Ustedes son de esas últimas bandas que se formaron tocando en bares, garajes y recitales. Hoy prima la presentación de los grupos a través de plataformas digitales. Se ha cambiado el “demo” por Spotify. ¿Crees que es productivo para una agrupación el camino que se sigue en la actualidad?
Ahora los chicos tienen la oportunidad de promocionar su música sin grandes disqueras, pero al mismo tiempo creo que se pierde este proceso de enriquecimiento y de perfeccionamiento. Antes se tenía que aprender a tocar bien la guitarra y buscar dinero; por lo tanto, hacías recitales casi a diario para pagar el estudio. Luego practicabas miles de veces para lograr el sonido perfecto. Sabías que no podías fregarla en el estudio porque era demasiado caro. De alguna manera, eso hacía que una banda que presentaba su primer disco ya llegue con experiencia. Ahora los chicos pueden grabar con su iPhone y para la tarde tenerlo en el Spotify. Creo que hay de todo, desde cosas buenas y cosas malas, depende de en qué extremo te encuentres.

¿Crees que vivimos en ese “Apocalipsis Confort”?
Por completo. Creo que hemos llegado a una época en que las marcas, o cualquiera que nos estudie, nos va a conocer mejor que nosotros mismos. Es una locura que una empresa sepa más de tus amigos que tú. Mientras tanto, todos seguimos relajados como si no estuviera pasando nada en nuestras narices.

Lo más leído