Gisela Ponce de León: “Cantar me hace temblar”

Artista se subirá al escenario del Teatro Pirandello para dar conciertos desde este jueves 15 de marzo
Gisela Ponce de León: “Cantar me  hace temblar”

Gisela Ponce de León: “Cantar me hace temblar”

13 de Marzo del 2018 - 16:00 » Textos: Una entrevista de Bryan Paredes » Fotos: Leandro Britto

Gisela Ponce de León pisará el escenario del Teatro Pirandello junto con una banda de músicos dirigida por Lucho Quequezana para interpretar al personaje más difícil que le ha tocado hasta ahora: la cantante Gisela Ponce de León. La actriz, reconocida en el mundo del teatro, el cine y la televisión, a una semana de su primer concierto en el Teatro Pirandello, todavía desconocía la respuesta de “¿Cómo seré yo de cantante? “, pero se mostraba segura de que todo iba a salir bien porque la música, desde pequeña, la hace temblar.

¿Cómo decidiste dar un concierto? 

Fue una propuesta. Hace como nueve años que no hago un concierto. Pero cada vez que podía, que tenía un poquito de tiempo, cuando no tenía chamba o lo que sea, me hacía un concierto y pasaba la voz a mis amigos y a los amigos de mis amigos para cantar lo que me gustaba o los musicales que todavía no se hacían tanto o que sabía que no se podían hacer, la canción que me daba pena, o la que quería dedicarle a alguien que no iba a ir al concierto. No me voy a dedicar a ser cantante. No estaba pensado. Es algo que me tiene nerviosa y emocionada.

¿Cómo se sumó Lucho Quequezana al proyecto?

Estábamos buscando director escénico. Viendo quién podía y quién no, y al final pensamos en Lucho. Él me conoce desde hace mucho tiempo. No hemos trabajado muchas veces juntos, pero hemos coincidido cada tanto. Y siempre me ha dicho “tienes que cantar”. Y yo siempre le he dicho no. De hecho, lo conocí en un musical Feisbuk que hicimos hace años luz, y él era el director musical. Me parece un gesto de humildad increíble que haya aceptado dirigir musicalmente el concierto y cantar mis cancioncitas pop.

Es curioso que no te la creas cuando alguien como Lucho Quequezana te dice que deberías cantar… 

Sí, pero así soy yo. Pero sé qué hago bien y qué no hago bien. No me estaría metiendo en un concierto si no supiera que puedo cantar.

¿Cómo ha sido trabajar con Quequezana? 

Bonito. He estado calladita y él ha dirigido a los músicos. Las canciones siempre terminan sonando a Quequezana. Porque quiera o no, él mete influencias de música peruana. Entonces, estuve aprendiendo, me he obligado a investigar sobre el landó, por ejemplo; para una canción, quiere que toque charango. Ya tengo relación con los músicos hace tiempo, pero siento que la que está fuera del agua soy yo. Por eso estoy aprendiendo humildemente.

¿Es tu primera formación musical? 

Ya he llevado clases de canto en el TUC. Muy poquito, pero sí. Y he entrenado para todos los musicales que he hecho. Pero acá no puedo usar la técnica dramática de contar una historia a través de la canción, como lo contaría el personaje. Tengo que cantarla más como yo lo haría. Te juro que estoy en ese proceso. Está sucediendo. Tengo que pararme y cantar. ¿Cómo seré yo de cantante? No lo sé. Jugaré a la cantante. No sé qué va a pasar, pero todo va a estar bien.

¿Cantarás reggaetón? 

No. Tratamos de hacer un mix, empezó a salir paja, pero después todas sonaban igual y ya no había más para dónde crear. Porque todas son iguales.

Te conocemos mucho por la actuación y el teatro, sobre todo, pero no mucho por el canto. ¿Qué ha significado para ti la música? 

Yo canto lo que sea desde chiquita, tanto así que mi mamá me pedía silencio, que van a salir las arañas: ya no sabía qué decirme para que me calle. Me he metido en concursos de canto en el colegio y en la tele: me ha ido mal. Pero para mí siempre ha sido una forma de descargar, olvidar, acompañarme en la soledad. Además, me toca muchísimo, me conmueve. Cantar me hace temblar. No sé si es todavía por nervios o porque me mueve físicamente. Y la gente que está a mi lado, cuando canto, lo sabe. Sabe que sudo, tiemblo, que estoy roja, que tengo que tomar agua. No sé qué me pasa cuando canto.

¿ Y esta experiencia de trabajar en el concierto no te animó a después grabar algo? 

No, porque siento que debería componer algo por ahí. Tengo algunas canciones, pero de cuando era chiquita y cantaba algunas cosas. Tendría que recuperar eso y tener tiempo. Y es muy difícil soltar… A mí me gusta mucho el teatro.

¿Pero Lucho no te dijo que podían grabar los conciertos? 

Me dijo que primero empiece a escribir y componer. Pero como consejo de pata, de pata que sabe. Pero no quiero dejar de actuar. Entonces ahí estoy en mi disyuntiva. Por eso los musicales son como una gran cosa, porque puedo cantar y actuar. Pero tendría que dejar de hacer una de las dos y no quiero.

¿Escribes? 

Sí, escribo poesía, un montón, y cuentos. En una época estaba escribiendo teatro, obras cortas.

¿No te animarías a publicar tus textos?

Una vez me llamaron de una editorial para ofrecerme un libro. Pero no sé de dónde querían ofrecerme porque nunca me han leído. Entonces, me hice la loca.

¿Pero le has dado de leer a alguien? ¿Qué te han dicho? 

Sí, escribo bien. Ahí hago mis cositas. Pero no sé por qué quiero abarcar todo, no sé qué me pasa. Me gustaría escribir una obra, por ejemplo, o un musical, y empezar por ahí y hacer algo así. Y no mandarme como que hola, ahora también escribo libros. En algún momento, tal vez cuando deje de actuar, o escribiré si se me va la voz.

PERFIL

Gisela Ponce de León, actriz

Nació en Lima. Estudió en el Teatro de la Universidad Católica (TUC). Estelarizó obras de teatro y participó en películas como El sistema solar.

DATOS

- 33 años cumplirá GIsela Ponce de León en abril.

- 1 copa de El Gran Show ganó Gisela Ponce de León en 2010.

- 17 presentaciones tendrá la actriz nacional en el Teatro Pirandello.