Alta coctelería

22 de Octubre del 2014 - 21:19 » Textos: Jorge Cerda

Somos herederos de una cultura milenaria. Desde Machu Picchu hasta el exquisito cebiche, la riqueza de nuestro país está en boca de todo el mundo. Y así como hay un boom gastronómico, el país tiene otras maravillas capaces de conquistar el paladar más exigente. Y en este punto entra a tallar la coctelería peruana, con una variedad de sabores y tragos que la hacen única y de vanguardia.

Esto se puede apreciar, por ejemplo, en el Pitahaya Bar, un lugar que procura ser una alternativa diferente a los diversos bares de la capital. Para empezar, este establecimiento maneja tres conceptos muy claros que lo hacen distinto: buen servicio, coctelería de alto nivel y una variada fusión de piqueos inspirados en mar y tierra.

Todo esto busca despertar los cinco sentidos de los visitantes. Es decir, que el cliente quede satisfecho con lo que consume, ve o -incluso- huele. Para ello, el ambiente del local ha sido diseñado sin olvidar ningún detalle.

Ubicado en el corazón de Miraflores (óvalo Bolognesi), el Pitahaya Bar cuenta con 4 salones totalmente tematizados. Así, la decoración del local cuenta con motivos andinos y coloniales. Desde la estatua de un inca hasta muñecas y conquistadores españoles colocados en ventanas, mesas y otros puntos que resaltan su belleza.

Variedad de sabores. En otras palabras, el ambiente es fresco e ideal para momentos con la familia o los amigos. La coctelería se caracteriza por una larga variedad de marcas de destilados y sus especialidades son los cócteles a base de pisco, ron, vodka y gin. Además, han rescatado tragos de la vieja escuela que en algún momento marcaron historia por su sabor y composición.

Así, encontramos el Martínez cocktail, Hanky Panky, Rusty Nail, el Negroni y el Manhattan, entre otros. En esta temporada ofrece una variada alternativa donde lo que prima es el uso de destilados premium, como los cócteles Pitahaya Wild Julep (destilado de naranja – Chanchamayo, licor de banana, guanábana, hierbabuena y jugo de limón).

También resalta el Pitahaya Cobblers, hecho con pisco Italia, licor de sandía artesanal, jarabe de toronja, carambola y jugo de granadilla. Otro de los más pedidos es el Pitahaya Punch, que lleva, además de pisco Italia, licor de naranja, jugo de naranja, infusión de piña y limón. No menos delicioso es el Pitahaya Quilla Tiki, con pisco Torontel, licor de durazno, jugo de piña, jarabe de anís y limón.

Los bocaditos no se quedan atrás. Una de las estrellas son los tostones de champiñones, cuyo pan crocante, queso derretido y exquisita salsa son ideales para acompañar a los cócteles de la casa.