Con garbo y sazón

22 de Octubre del 2014 - 23:41 » Textos: Cecilia Arias Cárdenas

La última frase de la conocida marinera "José Antonio", de Chabuca Granda, dice: "de ese tu sueño dorado, de tu caballo de paso, aquel del paso peruano". Y el sueño se hizo realidad para la familia Navarro Falcón con la apertura de D'paso Café Restobar, el primer restaurante temático que une a la gastronomía peruana con uno de nuestros patrimonios culturales: el elegante Caballo Peruano de Paso.

"Nos hemos propuesto ofrecer a peruanos y extranjeros un restaurante vivencial, el primer restaurante temático del Perú, acá en Mamacona, la mata del Caballo Peruano de Paso", dice Jorge Navarro, gerente general del restaurante y creador de la Asociación Cultural del Caballo Peruano de Paso.

El restaurante se ubica a media cuadra de la entrada a Mamacona, de fácil acceso para llegar, se tenga o no movilidad particular.

Una pasión. Este negocio familiar incluye, además de Jorge Navarro, a su esposa, Patricia Falcón, y a los dos hijos de la pareja, Giorgio y Antonella Navarro Falcón. Todos llevan una misma pasión: el gusto por el Caballo de Paso y sobre todo, lograr toda la difusión posible. Y vaya que lo logran porque además de probar platos exquisitos, uno va conociendo más de nuestro equino, que se muestra en su esplendor en exhibiciones en vivo de marinera.

Y como es obvio, la parte gastronómica está a cargo del chef Juan Enrique Delgado, joven promesa culinaria, quien con solo diez años de experiencia presenta una carta de platos tradicionales y de fusión que incluyen alguna variedad que los hace únicos. Como por ejemplo el clásico tamalito verde, al que rocía con una gustosa salsa de seco norteño o un lomo (usted decide el término de cocción) con salsa de langostinos con aroma a huacatay, que incluye una porción de espaguetti acebichado.

También puede probar un cebiche fresco, una causa de pulpa de cangrejo, anticucho, rocoto relleno, lomo saltado, milanesa de pollo o pescado o una corvina y langostinos fritos con verduras chinas y salsa nikkei. Todos son una delicia al paladar.

Licor de fruta. En medio del restaurante se ubica la barra de tragos al mando de una de las mejores sommeliers del país, Giovanna López, con sus bien llevados 24 años de experiencia. Aquí también se respira el vínculo con la raza caballar, porque los tragos se sirven en una silla con forma de montura.

"La mayoría los preparamos con pisco, como licor bandera del Perú, pero también hemos tratado de rescatar todos los cocteles creativos, para ello trabajamos bastante la pulpa de frutas como la chirimoya o la lúcuma", comenta Giovanna, mientras presenta un Batido de Aguaymanto, un Chocotini (pisco, vino con chocolate, leche, vainilla francesa y crema de coco), el tradicional Pisco Sour y sus variedades o un Chilcano de lima o granadilla.

Grandes y chicos podrán disfrutar de la experiencia vivencial junto a los Caballos de Paso que se encuentran en el patio del restaurante, donde lo fácil es llegar, pero lo difícil es querer irse.