De Gamarra a Mistura

23 de Octubre del 2014 - 01:03 » Textos: FELIPE GAMONAL

El emporio de Gamarra, con todo lo que encierra, también tiene mucho que ofrecer en el tema de gastronomía, pues en sus calles y galerías hay restaurantes y huariques que muestran todo tipo de platillos. Aquí le presentamos una muestra que es para quitarse el sombrero. Con poco más de un año en el mercado, "Tr3s" está dando la hora. Su gallina enrollada y su cebiche amazónico buscarán conquistar más paladares nada menos que en la quinta edición de Mistura.

Con una carta variada de 77 platos, una combinación de técnicas y el uso de insumos peruanos de Costa, Sierra y Selva, el joven chef Andrés Orellana deleita cada día a sus asiduos comensales, que van hasta el segundo nivel de la galería Rodríguez, a media cuadra del popular Parque Cánepa.

Después de estudiar en Le Cordon Bleu Perú y pasar seis meses en Italia trabajando en restaurantes como Piazza Duomo y L´Osteria Franciscana, Andrés regresó al país para apostar por lo nuestro. Actualmente, se encuentra trabajando en su nueva carta, que cambiará en más del 50%, y en los preparativos de lo que será su primera experiencia en Mistura, donde presentará dos platos de lujo.

Gallina sabrosa. La gallina enrollada está compuesta por tres canelones de ají de gallina en su propia salsa, gratinada con quesos mozarella y parmesano, decorado con unos huevos de codorniz, aceite de achiote y crema de aceituna. Cuenta con un toque de picante y una mezcla de texturas muy gratas para el paladar.

El cebiche amazónico no es otra cosa que una mezcla de trozos de pulpo y pescado, bañados con una leche de tigre de cocona y ají charapita, acompañado de una "chalaquita" de cocona, cancha, zarandaja y choclo, refrescante y novedoso, resalta cada uno de los sabores de los que se compone, juntos, pero no revueltos.

Si bien sus postres no estarán en Mistura, si se da una vuelta por "Tr3s" le recomendamos el mousse de chocolate con chirimoya y coulis de fresa, o su milhojas de puré de plátano con helado de vainilla. Luego de visitar este restaurante, le aseguramos que querrá ir a Gamarra más seguido.