Embarcadero del sabor

23 de Octubre del 2014 - 00:53

El día en Embarcadero 41 comienza a las 3 de la mañana. A esa hora, los pescados y mariscos recién salidos del mar son llevados a los locales de la franquicia (7 en Perú y 1 en Ecuador). A esa hora, estos restaurantes despiertan para dar vida, una y otra vez, a los 110 platos de su carta.

Cruzar el umbral de este templo culinario es subir a bordo de una suerte de velero. Del techo penden telas blancas a modo de velas, y la atmósfera se funde en tonos turquesa y decoraciones en bambú.

Las cocinas de cada local ocultan el trabajo orquestado de un batallón de casi 20 cocineros. Cada cual con funciones específicas, como cortar los ingredientes o preparar las salsas base. Una disciplina necesaria para culminar los platos en tan solo 4 a 8 minutos.

Nuevas experiencias. En tiempo récord van desfilando en los comedores creaciones como la "chorrillana gratinada", una charela (pez blanco de carnes generosas) en salsa chorrillana y gratinada con mozzarella.

La armonía de sabores de la salsa -entre dulce, ácida y picante- halla el balance perfecto con una buena porción de spaghettis al pesto.

Este plato, de gran acogida, formará parte de la nueva carta de noviembre, pero ya lo puede encontrar en las pizarras del chef y reclamar en su mesa.

Lo mismo ocurre con el "risotto huancaína con anticuchos de lomo", donde los suaves trozos de carne, previamente sazonadas en salsa de anticucho, son flambeados con toques de aceite de oliva.

Fusión sin fronteras. Carapulcra de camarones, cau cau de lenguado, langostinos a la piedra, pescado saltado thai y cebiche crocante son solo algunas de las interesantes fusiones que ofrece Embarcadero 41 y su chef corporativo Carlo Huerta.

La cadena de restaurantes lleva 10 años innovando entre sartenes y fogones, y este año proyecta su internacionalización a toda marcha.

A su local en Guayaquil, Ecuador, se sumarán nuevos establecimientos en Norteamérica, Centroamérica y Sudamérica. Y a mediados del próximo año, según revela Huerta, podría aparecer un proyecto adicional en Europa.