Esta es la propuesta del restaurante Tragaluz

​Disfrute cerca al mar una experiencia de lujo con lo mejor de la gastronomía limeña. Variedad de pastas, insumos peruanos y exuberantes sabores en una distinguida mesa ofrece Tragaluz

19 de Junio del 2015 - 10:43 » Textos: J. Agois

Este simpático restaurante, ubicado en la planta baja del prestigioso Hotel Miraflores Park, lleva recién un año abierto al público y ya tiene bastantes seguidores en el vecindario. Un amplio salón decorado en tonos blancos, donde las pinturas de Mateo Liébana se salen de los lienzos e invaden las paredes llaman la atención de los visitantes; y su encantadora terraza con vista al parque y de paso al mar, encanta a más de uno. Con una carta divertida y sin pretensiones, y un ambiente relajado pero muy bien presentado, Tragaluz ha sabido afianzarse en el mercado gastronómico limeño, con buena comida y una barra muy interesante.

Creaciones exóticas. Luego de repetidas visitas, puedo decir que la carta es larga pero no por ello poco sabrosa. Hay platillos para todos los gustos. Comenzamos con los langostinos al curry rojo y piña brulee. Están servidos al punto perfecto y la salsa de curry es una delicia, cremosa e ideal para acompañar con un poco de pan. El calamar a la plancha con taboulé de quinua llega con los calamares en cocción correcta, los acompaña esta ensalada de tres quinuas muy bien estructurada. El carpaccio Tragaluz presenta suaves y finas lonchas de carne con queso parmesano, aceite de oliva y alcaparras, un plato clásico pero delicioso. Los erizos a la chalaca son una explosión de sabor, acompaña una tostada que ayuda a balancear cada bocado.

Fusiones. Continuamos con los segundos. Si le gustan las pastas, los gnocchis verdes en crema de espinacas y ragú de hongos trufados son una perfecta opción. El magret de pato llega en su punto y el risotto de hongos trufados es un acompañamiento ideal. Dentro de los platos con toque peruano, no deje de probar el arroz con pato, donde podrá elegir entre confit o magret o el chupe de camarones, aire de huacatay, terciopelo de habas verdes y huevo de codorniz.

Detalles que no pueden escapar. Hasta acá todo suena maravilloso, el problema que tiene Tragaluz y que lo hace un lugar complicado de visitar es la demora que ocurre para que lleguen los platos a la mesa. En todas mis visitas, esto ha sido una constante, tanto con el local lleno, como con pocas mesas en sala. Tómelo en cuenta, y vaya con mucha paciencia, ya que este pequeño problema puede malograrle la buena experiencia a cualquiera.

ALGO MÁS.

Tipo de restaurante: Cocina casual.

Dónde: Malecón de la Reserva 1035, Miraflores

Porciones: Normales.

Estacionamiento: El hotel cuenta con valet parking.

Espacio: Agradable y cuenta con una bella terraza.

Limpieza: Muy limpio.

Atención: Excelente.

Niños: Sí, sobre todo los domingos.

Música: Ambiente.

Tarjetas: Sí.

Precio promedio: S/.120

Puntuación: Dos y media, de cinco estrellas

Lo más leído