Para beber y picar

22 de Octubre del 2014 - 16:36 » Textos: Silvia Quispe Ramírez

Después de un arduo día de trabajo siempre cae bien reunirse con los amigos para conversar y así disipar la mente. Pero como hablar despierta la sed y el hambre, siempre cae bien acompañar la plática con alguna bebida y algo para 'picar'.

Si está caminando por la cuadra 14 de la calle Pezet, en San Isidro, tiene que hacer un alto y entrar al restaurante de Walter Maugere, La Pezet (un nombre muy original, ¿verdad?). El local tiene un año y cuatro meses funcionando, empezó con una propuesta gastronómica variada que incluye desayunos y almuerzos, con una carta de pescados y mariscos (son famosas sus parrillas marinas). Pero hace un par de meses Walter decidió ampliar su servicio y lanzó una propuesta nocturna.

Para animar la noche. "Los platos de la noche son piqueos y algunas parrillas, principalmente; pero podemos vender todo lo que está en la carta, incluso cebiches, pero la gente no pide cebiche en la noche, pero si alguien lo hace lo traigo. La cocina está abierta hasta las diez de la noche", cuenta Walter, quien además de ser empresario, es un amante de la cocina.

Walter no es chef de profesión, pero tiene una especialidad en pescados y mariscos, por ello participa activamente en la cocina y en la elaboración de la carta del restaurante. Para la propuesta nocturna de La Pezet, Walter planteó la idea de ofrecer tapas, un aperitivo típico de España que se consume en bares y restaurantes acompañado con alguna bebida.

"Las tapas son bocadillos que vienen montados en una tostada que está cubierta ligeramente con mantequilla y finas hierbas para darle un toque de sabor. Tenemos una variedad de tapas, entre ellas está la de prosciutto con queso philadelphia y aceitunas verdes rellenas con pimiento", explica.

Para picar, la carta también ofrece brochetas de pescado acompañadas de papas doradas y salsa macho, que se prepara con caldo de pescado, crema de leche, ají limo picado, sal, ajo, culantro y un toque de vino blanco y mantequilla.

Para matar el hambre. Si le gusta experimentar con nuevos sabores, le recomendamos probar el tartar de atún con pimiento piquillo. La mezcla del sabor dulce del pimiento con el toque particular del tartar da como resultado una combinación bastante agradable al paladar. La porción trae cuatro pimientos rellenos que lo dejarán con ganas de querer más.

Para matar el hambre, nada mejor que una parrilla al estilo La Pezet. "Tiene papas cóctel con saltado de chimichurri, verduras salteadas (sukini, zanahoria, pimiento, choclo, champiñones y vainita) y un saltado tipo lomo. Todo se corona con una porción de lomo fino a la parrilla", detalla Walter.

Tequeños, causa crocante, macerados de hierbabuena, hierba luisa y hoja de coca, chilcanos, pisco sour, vino y cerveza completan la carta. La propuesta para animar su noche está servida, atrévase a probarla y así pasar un momento agradable con los amigos. La Pezet lo espera.