Por amor al dulce

22 de Octubre del 2014 - 21:54 » Textos: Luis Ráez

El dulce y el amor están entrelazados. Compartirlo en pareja puede ser una sublime sensación con final feliz. Como un homenaje al Día del Amor, le ofrecemos una idea sabrosa y colorida. Hablemos del sunset. Pero no de la puesta del sol sino de un sabroso postre. Comer el sunset tiene su ciencia. La cuchara debe desplazarse verticalmente, de arriba hacia abajo, recogiendo a su paso cada uno de los elementos del postre: el mousse de chocolate blanco y el de maracuyá, el bizcocho de canela y limón y el relleno de piña caramelizada. "Si se coge solo el chocolate resulta muy dulce, la maracuyá le da el toque ácido", advierte amablemente Mayra Villafana, supervisora de la tienda.

Frescos postres. Luego del "sunset", ella recomienda probar otra de las estrellas del establecimiento, el 'huayruro de fresa'. Esta es una experiencia tan visual como gustativa. Al ser partido, emerge una trilogía de colores provenientes del mousse de chocolate, la gelée de fresa (una pasta suave de fruta) y la crème brûlée de vainilla. Todo esto junto a un bizcocho de almendras.

Pero hay más, el nuevo local de Di Patisserie también pone en vitrina un fresco postre llamado 'tentación de mango y maracuyá', perfecto para la temporada de verano. Servido bien frío y acompañado de un té helado, se convierte en la solución ideal contra el calor de febrero.

Más que una pastelería. "Estamos orgullosos de usar solo chocolate peruano, de Tarapoto", manifiesta el gerente, Rafael Parra, en medio de un ambiente decorado con adornos hechos de la pasta de cacao y repleto de bombones y cajitas de regalo. Los empaques son bastante elaborados, pensados precisamente para obsequios. "El lugar no es solo para comprar un gustito y llevarlo a casa. Es también un sitio en el que se puede adquirir un bonito presente", añade Parra. Los enamorados en busca del algún detalle de San Valentín ya están avisados.

Como si todo eso fuera poco, el recientemente inaugurado Di tiene una sección dedicada a los panes. Los hay de chocolate y almendras. Asimismo, croissants de esos que solo se ven en Francia. Obviamente, también se vende empanadas y sándwiches, los cuales aportan el sabor salado que complementa la oferta del establecimiento.

Lo más leído