Arnold Alcocer: "Cuando donas siempre quieres saber su destino"

Creador de 'Felicidando', plataforma web que busca emprender proyectos de ayuda social
Arnold Alcocer: "Cuando donas siempre quieres saber su destino"

Arnold Alcocer: "Cuando donas siempre quieres saber su destino"

05 de Marzo del 2018 - 08:12 » Textos: Fiorella Terrones » Fotos: Yodashira Pérez

Cuando Arnold Alcocer entendió que las personas deben ver para creer, se propuso realizar un sistema de ayuda social que genere valor para todos los involucrados. Con ese objetivo en mente, desde el 2012 se encuentra perfeccionando el concepto de Felicidando, una plataforma web que busca emprender proyectos de ayuda social, mediante la captación de recursos que le genera esta misma. Tras varias pruebas, el proyecto ya está en línea, en búsqueda de más afiliados. Por esta razón, Correo conversó con su fundador para conocer todos los detalles de este método.

¿Cómo nace la idea de crear Felicidando? 

En el 2012, yo estaba en otro país y recordé que gracias a mis abuelos, que son de Jauja, estaba disfrutando ese viaje. Entonces, me propuse cumplir sus sueños y el mío: fundar un asilo. Para eso necesitaba la ayuda de más personas, porque yo siempre he realizado ayuda social, pero la gente que donaba su dinero, para diferentes causas, ya desconfiaban. Yo soy marketero y me daba cuenta de que mi marca no servía.

¿Cuál fue su propuesta? 

Crear Felicidando, una plataforma web que se basa en un consumo socialmente responsable. Por ejemplo, en un centro comercial existen cinco lugares donde tú puedes consumir y además te dan una sonrisa, similar a la acumulación de puntos de cualquier afiliación de clientes.

¿En qué se traduce la acumulación de sonrisas? 

Se puede realizar satisfactoriamente campañas sociales. Por ejemplo, un cine vende su entrada a 18 soles y un combo a 25 soles. Entonces, como proyecto buscamos un buen precio, en este caso 35 soles y 10 sonrisas. Cuando donas siempre quieres saber su destino, aquí lo cuantificamos por sonrisas. Además, en la plataforma web informamos sobre las fases de la campaña.

¿La idea es similar al crowdfunding? 

Esa es una financiación colectiva: diferentes personas colocan un proyecto en la web y los demás colaboran, mas no hay un seguimiento. En Felicidando, así la persona no desee, tendrá la información porque es un requisito registrarse para tener acceso a las ofertas.

¿Cuál es el criterio para la elección de las campañas sociales? 

Nosotros tenemos una cartera de proyectos y campañas sociales, porque yo desde los 18 años he apoyado a diversas ONG y asociaciones civiles. Sin embargo, eso no es impedimento para recepcionar sugerencias. Las empresas también pueden proponer la campaña con la que desean colaborar; si no está en nuestro catálogo, estudiamos el caso.

¿Cómo se garantiza la transparencia en lo recaudado? 

Comprar en Felicidando es más barato. A muchas personas no le importa las sonrisas ni ayudar, pero igual les llega a su cuenta. La información de cada movimiento siempre estará en su correo. A partir del sexto mes que una persona no haya utilizado sus sonrisas, estas deben ir a la campaña más próxima a vencer. Las sonrisas no le pertenecen a la persona, sino a la empresa que donó. Los clientes son el nexo para poder colocar la donación en las campañas de ayuda social asociadas al sistema.

¿Qué objetivos tienen a corto plazo? 

Esperamos que con el lanzamiento oficial más personas se inscriban a la plataforma. Además, queremos trabajar con cadenas hoteleras y centros comerciales, porque ellos generan un mayor valor y visibilidad. Sería bonito que en un programa de televisión se presente un caso y los televidentes pueden aportar con sus sonrisas a la solución.

¿Por qué las empresas deberían registrarse en su plataforma? 

Con este proyecto se logra sostenibilidad, todos salen beneficiados. Cuando el mercado en el Perú entienda este sistema, desearán apoyar porque se presentan como empresas socialmente responsables.

En el Perú, ¿cuál es la proyección del marketing de responsabilidad social? 

No está muy desarrollado. Philip Kotler, padre del marketing, señala que las empresas deben ser humanas, es decir sociables, tienen que ayudar. Desde el 2012 he tenido conversaciones con varias empresas, pero recién ahora me están llamando para concretar acuerdos.