Cálculos íntimos: Aprende a usar correctamente el método anticonceptivo del ritmo

Vamos a comprender bien el método anticonceptivo natural del ritmo. Utilizado bien, puede sernos de gran ayuda
Cálculos íntimos: Aprende a usar correctamente el método anticonceptivo del ritmo

Cálculos íntimos: Aprende a usar correctamente el método anticonceptivo del ritmo

29 de Septiembre del 2017 - 13:28

Esta semana llegó a mi consultorio una pareja de esposos que llevan ya algunos años de casados -para ser precisos, 13 -, con dos pequeños niños de 10 y 6 años. Según me refirieron, hace ya cuatros años que no venían utilizando ningún método anticonceptivo y solo se cuidaban con el ritmo (ojo que el ritmo o calendario, o también conocido como ogino-knaus, es un método de abstinencia periódica, es decir, que está basado en la observación de la fertilidad). El punto es que este fin de semana pasaron tamaño susto que han decidido utilizar un método que les dé mayor confiabilidad. Al preguntarles la manera en que lo estaban utilizando, me doy cuenta -como en la mayoría de los casos– de que no lo están haciendo correctamente. Aquí trataré de explicar de forma sencilla cómo puede este método ser de utilidad.

1. Lo primero que se tiene que recordar es que para que este método sea efectivo, la mujer debe conocer su ciclo menstrual, y no hay nada más sencillo que anotar en un calendario cuándo baja la primera 'gota', o hacer uso de 'apps' que ahora nos pueden ayudar en esa tarea. Lo importante es conocer el ciclo menstrual y que el mismo se dé entre los 28 a 32 días. Casi siempre la equivocación radica en creer que una mujer regular es aquella que menstrua el mismo día todos los meses, y eso es muy inexacto.

2. Comprendiendo lo anterior será más fácil entender que en las mujeres existen días en los que sí podemos embarazarnos (días fértiles), como también existen días en los que esto no puede ocurrir (días no fértiles), mientras que en otros es poco probable, aunque es posible. Los días fértiles de una mujer dependen de la vida del óvulo y el espermatozoide. Los óvulos viven hasta un día después de la ovulación. Los espermatozoides pueden vivir dentro del cuerpo de la mujer durante aproximadamente seis días.

3. La clave para el éxito de este método es calcular el día de la ovulación. Esto le permitirá saber a la mujer cuáles son los días del mes en los que es más fértil, y los días en los que no . El patrón de fertilidad no es el mismo para todas, y para que pueda ser más efectivo el método se debe anotar por lo menos durante seis meses las fechas de inicio del ciclo menstrual. Aunque también sugerimos que los caballeros anoten las fechas para que no existan malos entendidos después.

4. En un calendario, el primer día de sangrado se debe anotar con un círculo, luego se deben marcar siete días desde ese primer día, luego indicar con una equis trece días. Estos serán los días en que se debe evitar tener relaciones sexuales vaginales sin protección si no se desea un embarazo,luego se debe marcar con un círculo siete días y posteriormente se repetirá todo lo descrito. Ejemplo: mes de noviembre: primera gota de menstruación, día jueves 27. Para que sea más sencillo aún, usar esta guía como las luces del semáforo (verde: pase/rojo: detenerse). Veamos:

27, 28, 29, 30, 01, 02, 03, 04, 05, 06, 07, 08, 09, 10, 11, 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20, 21, 22, 23, 24, 25, 26, 27…

Aquí muchas veces la pregunta es si su primera gota es el 27 y ella ha comenzado a menstruar, ¿eso quiere decir que podemos tener relaciones cuando ella menstrúa? La respuesta sería que eso depende exclusivamente de la pareja, si no desean tener relaciones cuando ella esté menstruando y, supongamos, menstrua 5 días, tan solo quedarían 2 días en color verde, el error es que muchos y muchas comienzan a contar los 7 días cuando concluye el sangrado menstrual. Recuerden, eso sí,que este método no protege de infecciones que pueden transmitirse sexualmente y que la efectividad dependerá de la comprensión del mismo.

¡Hasta el siguiente número!

Lea más:

¿Cuál es la postura sexual más peligrosa? Este estudio lo revela