La diabetes tipo I podría tener cura en un futuro cercano

Científicos de España crearon un fármaco que evidencia gran eficacia en los ensayos clínicos
La diabetes tipo I podría tener cura en un futuro cercano

La diabetes tipo I podría tener cura en un futuro cercano

16 de Abril del 2018 - 19:20 » Textos: El País » Fotos: Difusión

La diabetes tipo 1 podría tener cura en los próximos años, luego que un grupo de especialistas de España han logrado crear un nuevo fármaco que evidencia gran eficacia en los ensayos clínicos en ratones y cultivos de células humanas. 

 Los científicos liderados por los investigadores del Centro Andaluz de Biología Molecular y Medicina Regenerativa (Cabimer), de Sevilla, han estudiado en los últimos años, para inventar este medicamento que revolucionaría la medicina a nivel internacional, de ser aprobado su comercialización. 

Según se informó, los expertos han estudiado por varios años para lograr identificar un receptor molecular adecuado, que se pueda activar con un fármaco; ahora que lo han descrito, será posible diseñar varias moléculas sintéticas para dar con el medicamento idóneo.

“Si realmente son capaces de trasladar esto a los humanos, y eso será en un futuro no lejano, tiene aplicaciones no solo en prevención sino en tratamiento. Esto abre una puerta a la curación de la diabetes tipo 1”, aseveró el investigador Ramón Gomis, catedrático emérito de la Universidad de Barcelona y ex-director del instituto de investigaciones biomédicas Idibaps, quien no participa en el estudio.

Suele aparecer en la infancia

La diabetes tipo 1 es una condición autoinmune que suele aparecer en la infancia. En los 21 millones de pacientes que la sufren, los linfocitos destruyen las células beta del páncreas, encargadas de almacenar y secretar insulina, creando una dependencia de por vida a la inyección de esta hormona. 

El nuevo medicamento actúa reduciendo el ataque autoinmune y repone la población de células beta destruidas. Hasta ahora, los tratamientos disponibles, como son los inmunosupresión o terapias celulares, solo pueden cumplir una función o la otra, respectivamente.

“Para curar la diabetes hay que hacer las dos cosas: fabricar células que sustituyan a las que no funcionan y detener la causa”, sostuvo Bernat Soria, director del Departamento de Regeneración y Terapias Avanzadas de Cabimer y fundador del centro.