Lynda Lamadrid: “La wedding planner es una hada madrina de novias”

Lynda Lamadrid, wedding planner. ​La planificadora de bodas comenta sobre el trabajo de un especialista en el rubro y las ventajas que ofrece para lograr un matrimonio de ensueño
Lynda Lamadrid: “La wedding planner es una hada madrina de novias”

Lynda Lamadrid: “La wedding planner es una hada madrina de novias”

13 de Mayo del 2016 - 07:40 » Textos: Karina Valencia » Fotos: Giuliano Buiklece

En Perú, la demanda de una planificadora de bodas se ha incrementado debido a las exigencias y necesidades de las parejas de hoy. La agitada rutina entre el estudio y el trabajo, muchas veces, los obliga a buscar la ayuda de un especialista a quien confiar su mayor deseo: casarse con la persona que aman. Por ello, la wedding planner Lynda Lamadrid comparte los beneficios de contar con esa persona capacitada para que acompañe, guíe y conozca al 100% lo que la pareja busca para el día más especial de su vida.

¿Cómo surge el interés por dedicarte a la planificación de eventos? Comencé organizando eventos en una empresa transnacional, donde debíamos convocar a todo el personal a nivel nacional para una capacitación, almuerzos de camaradería o el lanzamiento de marcas. El trabajo me gustó bastante y lo hacía con mucha efusividad. Cuando me integré a una empresa de organización de bodas me pareció un mundo totalmente diferente, pero muy bonito. Inmediatamente me sentí como pez en el agua. Tuve que dejar la empresa a raíz de que di a luz, pero no pasaron ni dos meses y decidí independizarme y hacer las bodas por mi cuenta.

¿Qué tan difícil fue iniciar tu propia compañía? Muy difícil. Empecé todavía cuando no se había creado la necesidad de una wedding planner para las novias. Las parejas estaban empezando a conocer el servicio y no lo creían tan esencial. Además, había muy pocas wedding planners en el mercado, pero como yo tenía bueno proveedores y aliados, comencé a ser conocida poco a poco. Me costó casi un año empezar a tener bodas seguidas, pero como en todo negocio, hay que ser paciente y un poco terco, quedarte ahí y no decepcionarse. Mi familia me decía que yo había encontrado algo en lo que verdaderamente debía hacer siempre.

¿En qué consiste tu trabajo? La wedding planner es prácticamente la hada madrina de las novias. Hoy, las mujeres que se casan son completamente distintas a las de la época de sus padres. La mayoría de parejas ha comenzado una carrera o están sumergidas en una especialización, maestría o diplomado. Son personas que ya tuvieron un recorrido personal exitoso y que han decidido casarse. Sin embargo, les falta tiempo y no pueden hacerlo solos. Es allí donde necesitan una ayuda idónea. Somos personas especializadas en este rubro y conocemos perfectamente qué hacer, cuándo hacerlo y en qué tiempo lograrlo.

¿Ha evolucionado la demanda en este rubro? Muchísimo. Ahora tranquilamente podemos hablar de casi un centenar de wedding planners, que estamos en camino de ser reconocidas por el público. Incluso, existen dos tipos de capacitaciones: del exterior y locales. Eso dice mucho del rubro. El tema del wedding planner tiene para mucho rato.

¿Cómo es el tema con el presupuesto ideal para realizar una boda? Generalmente yo les pido a las novias que aterricen en un número porque no me gusta prometerles que les voy a conseguir algo que no va a ser posible. En Perú, las personas que recurren a un wedding planner y buscan una recepción para cien o ciento cincuenta personas suelen gastar entre 40 mil soles a 60 o 65 mil soles en promedio. Todo va a depender de los elementos que van a componer esa boda.

¿Qué es lo más difícil de organizar una boda? Trabajar con sentimientos y crisis, definitivamente. Debemos ser una especie de confidente ante los conflictos personales de las parejas y cómo recibes información confidencial que hay que saber administrar para el día de la boda.

¿Qué es para ti una boda perfecta? Me siento muy orgullosa de haber tenido bodas impecables, cero errores. No hay boda perfecta, ojo, siempre surge algo, pero lo importante es cómo manejas esa situación y cómo lo resuelves para que sea imperceptible para los invitados, para los parientes y, sobre todo, para la pareja.

¿Qué diferencia el trabajo de Lynda Lamadrid de otras personas? Estoy renunciando a ser una wedding planner comercial, es decir, procuro que el tema de honorarios y costos pase a un segundo plano. Busco priorizar el servicio para los novios y no les miento, les digo las cosas como son tanto a nivel de presupuesto como de organización. Soy transparente y le pongo pasión, cariño, esfuerzo y sacrificio a las bodas de mis novios.

DATO

Lynda Lamadrid es wedding planner. Comunicadora Social de la Universidad San Martín de Porres. Ha sido jefe de marca en una importante transnacional y hoy es docente del diplomado “Producción y Organización de Eventos” en The Style Institute.

4 planes distintos son los que ofrece Lamadrid para los novios.

meses es el tiempo mínimo para lograr una boda con un plan integral, según la especialista

Ojo en Familia

Lo más leído