Niño pide disculpas a árbitro por el comportamiento de su padre en la tribuna

El padre continuó siguiendo el partido en una esquina, avergonzado por lo que había ocurrido
Niño pide disculpas a árbitro por el comportamiento de su padre en la tribuna

Niño pide disculpas a árbitro por el comportamiento de su padre en la tribuna

27 de Febrero del 2018 - 19:12 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Referencial

Un jugador pidió un abrazo a un árbitro y se disculpó por el comportamiento de su padre en la tribuna. Este peculiar hecho ocurrió durante un partido en Portugal en un contexto en el que el arbitraje vive un momento difícil.

El insólito suceso ocurrió en el enfrentamiento de las formaciones para menores de diez años entre el Moura AC y el Despertar SC, dos equipos de la región de Beja. El árbitro Edgar Ramos decide interrumpir el duelo al cuarto de hora de juego.

La causa, el comportamiento muy agresivo del padre de uno de los jugadores del Despertar en las gradas.

"Este hombre estaba amenazando y perturbando el partido, frente a esta situación y como no había presencia policial, decidí pararlo", comentó Ramos en las columnas del diario deportivo A Bola.

Fue entonces cuando el hijo de este ruidoso hincha, Martim Venancio, se dirigió hacia el árbitro y le pidió si le podía dar un abrazo.

"Le dije enseguida que sí y él me respondió 'señor árbitro, le pido disculpas por el mal comportamiento de mi padre'", se lee en el informe de Ramos, accesible en la página de internet de la Asociación de Fútbol de Beja.

Para recompensar el gesto del niño, el árbitro decidió atribuirle una tarjeta blanca, herramienta lanzada por la Federación Portuguesa de Fútbol en 2017, para promover el 'fair play' en todas las categorías hasta los 14 años.

No olvidará

El juez Edgar Ramos, quien arbitró partidos desde hace 20 años, indicó que no olvidará jamás el comportamiento del pequeño futbolista. "Me motiva mucho , me aporta la motivación para seguir ejerciendo esta función", añadió.

Después de una ovación del público al niño, el partido pudo seguir. El padre continuó siguiendo el partido en una esquina de la grada, avergonzado por lo que había ocurrido.

AFP