Patrick Wagner, médico de Química Suiza: “Estamos hipotecando el futuro del país”

Experto cuestiona la eficacia de los programas sociales en cuanto al diagnóstico y el tratamiento de la anemia.
Patrick Wagner, médico de Química Suiza: “Estamos hipotecando el futuro del país”

Patrick Wagner, médico de Química Suiza: “Estamos hipotecando el futuro del país”

10 de Agosto del 2016 - 06:07

La anemia se refiere al trastorno nutricional que se caracteriza por la disminución anormal del número o tamaño de los glóbulos rojos en la sangre. Durante los últimos años, el Estado ha impulsado el desarrollo de diversos programas para hacer frente a este mal; sin embargo, los resultados no han sido los esperados. Ante esta situación, el médico Patrick Wagner, expresidente de la Academia Nacional de Medicina del Perú, explica las principales razones de la incidencia de esta enfermedad en el país. Además, exhorta a la población a tomar las medidas de prevención necesarias para el cuidado de la salud de las familias.

¿Cuáles son las características de un paciente con anemia?

La anemia es una patología sumamente frecuente en nuestro país en todo nivel social. La baja de hemoglobina afecta diversos órganos del cuerpo, especialmente el cerebro, el pulmón y los riñones. Los primeros síntomas o indicios de la anemia son la fatiga, el decaimiento, la debilidad o falta de fuerza, la alteración del pensamiento y, sobre todo, la disminución de la energía vital.

Cifras del Ministerio de Salud (Minsa) indican que la anemia está presente en grupos etarios como niños y mujeres embarazadas...

Desgraciadamente, Perú lleva el récord en cuanto a incidencia de anemia en Latinoamérica, estamos incluso debajo de Haití. Efectivamente el grupo etario con mayor frecuencia está relacionado con madres embarazadas, niños recién nacidos y los pacientes de la tercera edad, donde cada vez se ve con mayor frecuencia la incidencia del factor anemia. Hay que tomar en cuenta que existen otros antecedentes que también influyen en este trastorno, como el impacto racial o genético; pero dentro de las causas a nivel mundial, el aspecto nutricional es la razón número uno.

Se ha invertido en programas para prevenir este trastorno, sin embargo, los resultados no han sido muy favorables, ¿qué cree que sucedió?

El Minsa ha hecho grandes esfuerzos desde hace mucho tiempo para corregir esta situación. No obstante, considero que existen varios factores relacionados a la prevalencia de este mal. El primero es la educación de los pacientes, pues no hay una constancia de los usuarios para poder resolver el problema. Por otro lado, aunque los programas están muy bien diseñados, son incompletos. En tercer lugar, hace falta la asistencia de otros profesionales que ayuden a la concientización de la población para lograr un tratamiento contra la anemia completa y con un diagnóstico temprano.

¿Considera que los suplementos alimenticios deben ir de la mano con una dieta saludable para estas personas?

Los suplementos nutricionales complementan la alimentación. Estos pueden ser fácilmente ingeridos por el niño y el adulto mayor quienes tienen, en su mayoría, problemas con la deglución. Es importante tener un hierro oral que sea fácil de digerir y que el cuerpo lo asimile adecuadamente.

¿Qué sucede cuando el organismo tiene una reacción negativa ante el hierro?

El peor hierro es el que no se toma. Cuando el paciente se siente mal, tiene gastritis y diarrea, lo que ocasiona es que deje de tomar el medicamento. Cuando el hierro no es tolerado, el paciente restringe la ingesta de los fármacos y, por ende, no se cura. Si este no es consumido no va a tener el impacto que se busca en la hemoglobina. Por ejemplo, el hierro polimaltosado es muy bien tolerado, porque no produce estreñimiento o diarrea y es fácil de digerir por su presentación en jarabe.

¿Un paciente que ya ha superado la anemia puede volver a presentar esta condición?

Lo que sucede es que muchas veces los tratamientos son muy cortos como para cubrir con todos los parámetros de la enfermedad. Ahora se recomienda un estimado entre 3 a 6 meses para que la persona tenga un aumento de hemoglobina y depósitos de hierro.

¿Qué aspectos se deben considerar con respecto a la lucha contra la anemia en Perú?

Detección precoz: cuando empieza a bajar la hemoglobina y se observa valores subnormales en las personas. Estamos hipotecando el futuro de la sociedad porque los niños anémicos, a pesar de que recuperan su nivel de hemoglobina, van a tener efectos permanentes que comprometen su capacidad intelectual o cognitiva y psicológica. El Ministerio de Salud está tratando de implementar buenos programas, pero que no han dado los resultados esperados. El hecho es que si tratamos adecuadamente la anemia o la ferropenia (falta de hierro) aseguramos el futuro del país. Estamos obligados a apoyar, incluso, éticamente hablando.

Lo más leído