Peter Henningsen: “Con más skateparks, más crece el ambiente deportivo”

Peter Henningsen, deportista extremo y biker. Amante de la adrenalina y principal promotor de la construcción y reparación de skateparks en Perú nos habla sobre su pasión por los deportes de acción
Peter Henningsen: “Con más skateparks, más crece el ambiente deportivo”

Peter Henningsen: “Con más skateparks, más crece el ambiente deportivo”

10 de Mayo del 2016 - 07:40 » Textos: Allison Cadenillas » Fotos: José Luis Cárdenas

La adrenalina de los deportes de acción como el BMX freestyle, los patines en línea y el skate son solo una parte de su pasión y vida, la otra la consolida la construcción de espacios para que las nuevas generaciones puedan practicar estos deportes de acción. A sus 43 años, Peter Henningsen es una eminencia en estas disciplinas, y nadie puede apartarlo. Es promotor de la construcción de más de 40 skateparks a lo largo del país y uno de los pioneros de la práctica del BMX freestyle.

¿Por qué eliges los deportes extremos?

Yo era el típico chico en bicicleta que se va al parque con sus amigos y se ponen a hacer unos saltitos de tierra, un día nos cuentan que había carreras de bicicross. Entonces todos los fines de semana íbamos con bicicletas de cualquier estilo. Por la década de los 90, más o menos, llega la onda de BMX freestyle a Perú, recibimos cassettes de betamax, que venían de EE.UU. y tratábamos de hacer los trucos. De estar en el bicicross disciplinado comencé a salir a las calles a montar, hicimos el “switch” a freestyle. Soy parte de los pioneros de este estilo en Perú.

¿Cómo lo conectas con el skate y los roller? 

En mi búsqueda de adrenalina, cuando salió la rampa skatepark, me compré una tabla. Me encantó, mezclaba las dos cosas, iba con mi bicicleta y mi skate, desde entonces lo hago, ya son más de veintitantos años. Aunque no todo el mundo comulga con que hagas los dos, hay una facción dura del skate que no les gusta que montes bicicleta, y una parte de los bikers que no aceptan que montes skate. Esto me hizo llegar a los patines en línea, y en 1995 me fui a Suiza para hacer una especialización. Como no llevé bicicleta ni skate, y me moría de ganas de hacer algo, me compré patines en línea y terminé volando en rampas.

Entonces siempre estuviste con la onda suburbana...

En ese momento no se conocían como deportes suburbanos, siempre han sido de acción. Hoy se llaman deportes suburbanos porque se practican en las calles, pero nos faltan skateparks. Dejé de montar bicicleta y skate hasta el 2002, cuando se inauguró el Daytona Park, del que por cierto, soy parte de la hechura del proyecto. Por esos años me entra la onda social, porque encuentro un espacio de estos mal hecho y comienzo a ayudar a que se trate de mejorar.

Ahora has hecho más de 40 skateparks, ¿crees que todavía falta construir?

Yo tengo una meta personal, hacer 100 parques por lo menos hasta el 2020. Supongo que lo voy a conseguir, y estaremos al mismo nivel que Brasil, que tiene como 800 y es potencia mundial. Ya somos el segundo país en Sudamérica con más de estos espacios.

Con los skateparks hay más lugares donde practicar, pero ¿no le quitan la esencia a los deportes de calle?

No, el deporte evoluciona. Al no haber skateparks naces en la calle, practicas en escaleras, barandas, te botan, te peleas y tu discurso es “me botan del parque”. Pero la mayoría quiere un skatepark, solo hay una facción dura que se mantiene en calle y no usan los parques. El tema con estos proyectos, que son en su mayoría públicos, es que desarrollan el ambiente para el deporte, en especial para los niños. No cambia su esencia porque nace con skateparks en EE.UU.

¿Y en Perú no tiene otra identidad? 

Le han dado una identidad distinta, urbana, con el hip hop, el rap, el graffiti, el punk rock. Entonces el graffitero monta skate, bike o patines, y así dejaron de llamarse deportes de acción. Pero como hay gente que le gusta que sea supercallejero, también hay otros que lo toman como deporte, hay un poco de todo.

Háblame de cómo equilibras el trabajo, la familia y el deporte...

Es muy difícil, pero no he tenido que dejar mi trabajo porque a diferencia de otros skaters, yo he trabajado para mí y mi familia toda la vida, dispongo de mi tiempo. En otros casos se dedican a esto porque prefirieron un cambio de vida y lo decidieron porque ahora hay una estructura que funciona. Con los skateparks comienza una estructura de trabajo en marcas de zapatillas, ropa, tiendas de skate, se generan todas esas miniindustrias y es el lienzo para que el deportista se desarrolle. Con más skateparks, más crece el ambiente deportivo en todo sentido. Son muchas las oportunidades de trabajo que pueden salir de este deporte.

A diferencia de otros deportes, recién vamos 10 años con los skateparks, ¿crees que se vincula con la desorganización de estos deportes?

Bueno, vemos que en los partidos de fútbol perdemos y es exactamente lo mismo que pasa en este deporte, es un tema de nosotros. No hay una organización y todos tiran para su lado, cada uno vela por sus propios intereses, exactamente igual que en fútbol, porque el peruano es muy poco unido para hacer proyectos sociales grandes. Es un tema de país.

¿Cómo se podría mejorar?

Pienso que para ser una federación, todavía estamos demasiado jóvenes. Se necesitan unos 5 o 10 años de desarrollo sin parar, por mi lado estoy poniendo mi grano de arena con todos los proyectos posibles. Ahora dentro de poco abriremos el parque Cahuide. Luego habrá uno en el cono sur, va a ser el más grande de Sudamérica. Lima como ciudad tiene 33 skateparks. Los deportistas se han acostumbrado a eso y piden más.

DATO

Peter Henningsen. Amante de los deportes de acción. Es autodidacta en el tema de los deportes de acción, aprendió por sí solo a montar bicicleta, skate y patines en línea. Asimismo, se especializó en el diseño de skateparks.

-100 skateparks es la meta que se ha propuesto construir.

-10 años lleva construyen-do espacios para practicar estos deportes.

Lo más leído