Siria: Testimonio de niño sirio revelaría que ataque químico fue montaje (VIDEO)

El video podría mostrarse a los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU como prueba de que no hubo tal ataque

19 de Abril del 2018 - 14:56 » Textos: Redacción Correo » Fotos: HispanTV

Un niño sirio, de 11 años, afirma haber sido "reclutado" para grabar un video con el que la ONG Casos Blancos denunció el supuesto ataque químico en Duma el 7 de abril, por el que es acusado el gobierno de Bashar Al-Asad de ser el responsable, y que sirvió como motivo para los bombardeos conjuntos de Estados Unidos, Reino Unido y Francia.

El niño, identificado como Hasan Diab, contó en una entrevista difundida por la cadena Rossia 24, que estaba escondido con su familia en un sótano en Duma, localidad cercana a Damasco (capital de Siria), cuando fueron llamados para visitar un hospital local. En el menor señala que en cuanto llegó, lo agarraron y comenzaron a echarle cubos de agua por encima. "Luego me pusieron acostado cerca de otras personas", detalló. 

En tanto, un hombre que es presentado como el padre del niño explicó que su hijo recibió galletas y dátiles (fruta) antes de ser enviado de vuelta a su casa. Añadió que el menor se encuentra perfectamente y que "no hubo ningún ataque químico".

Según informan los medios rusos, Omar Diab, quien sería el padre del niño, se ha mostrado dispuesto a acudir con su familia a testificar "en cualquier parte del mundo, en Ginebra o Nueva York, que no hubo un ataque químico". 

Con este nuevo video, Rusia y Siria continúan insistiendo que el supuesto ataque se trató de un montaje. Por su parte, la portavoz del Ministerio de Exteriores ruso, María Zajárova, declaró que el "verdadero objetivo" del ataque perpetrado por esos "tres países occidentales consistía en proporcionar a los radicales y extremistas una posibilidad de tomar aliento, restablecer sus filas, prolongar el derramamiento de sangre en tierra siria y de esta manera complicar el proceso de normalización política”.

Más testimonios de Rusia

El pasado viernes 13 de abril, el mismo día que Estados Unidos inició un bombardeo en Siria, con respaldo de sus aliados Reino Unido y Francia; el Ministerio de Defensa de Rusia presentó un video con los testimonios de dos médicos que trabajan en la sección de emergencias del hospital de Duma sobre el supuesto ataque químico del 7 de abril y en el que habrían fallecido al menos 40 personas y otras 500 sufrieron de síntomas de asfixia.

Ellos explican cómo un grupo de desconocidos irrumpió en el centro de salud con múltiples cámaras y niños. Luego, procedieron a lanzarse agua los unos a los otros y cuando hicieron las tomas necesarias, se retiraron. Además, afirman que “todas las víctimas que fueron llevadas al hospital no presentaban síntomas de envenenamiento”.

Para el portavoz del Ministerio de Defensa rusa, Igorel Konashénkov, el montaje fue realizado por los llamados Cascos Blancos, que trabajan bajo el liderazgo del Gobierno británico. En ese sentido, dijo que a los Cascos Blancos se les había informado que entre el 3 y el 6 de abril el grupo terrorista Yeish Al-Islam bombardearía Damasco, provocando una reacción del Ejército de Siria, situación que debería ser aprovechada por los Casos Blancos para montar el vídeo.

Aun no ingresan

Los inspectores de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ), desplazados a Siria desde el sábado 14 de abril para recabar pruebas sobre el supuesto ataque con gases tóxicos en Duma, no han podido empezar a trabajar. 

Según información de Reuters, incluso han sido blanco de disparos, mientras la Organización de las Naciones Unidas (ONU) está negociando con las autoridades sirias y rusas para permitir que puedan analizar "cuanto antes" la zona.

El presidente estadounidense, Donald Trump, y sus aliados, denunciaron y condenaron este supuesto ataque con gas cloro y gas sarín (agente nervioso). En respuesta, decidieron bombardear, sin pruebas oficiales, la localidad de Duma para destruir las "capacidades de armamento químico" de Bashar Al-Asad.