Denunciaron por homicidio a los médicos obstetras que le hicieron una cesárea a niña violada

Los médicos trabajan en el sistema privado pero fueron convocados porque ningún médico del sistema de salud público quería hacerlo
Denunciaron por homicidio a los médicos obstetras que le hicieron una cesárea a niña violada

Denunciaron por homicidio a los médicos obstetras que le hicieron una cesárea a niña violada

12 de Marzo del 2019 - 19:46 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Difusión

La pareja de obstetras que realizó la intervención en Tucumán, Argentina, fue denunciada penalmente por un grupo de abogados en contra del aborto tras la muerte de la bebé prematura 10 días después de su nacimiento

José Gigena y su esposa Cecilia Ousset son los médicos obstetras  denunciados penalmente por su participación en la cesárea de una niña de 11 años que había sido violada y cursaba un embarazo de 23 semanas de "alto riesgo" del que nació una bebé prematura que falleció diez días después.

Un grupo de médicos y abogados tucumanos con una fuerte militancia en contra del aborto acusaron a los dos profesionales por "la presunta comisión del delito de homicidio calificado", delito que prevé como pena máxima la cadena perpetua.

Tanto la menor, que había sido abusada por la pareja de su abuela, como su madre, habían solicitado la Interrupción Legal del Embarazo  contemplada en el Código Penal de la Corte Suprema de Justicia en Argentina y tras poco más de un mes de internación sin avances, el Sistema Provincial de Salud de la Provincia de Tucumán emitió un comunicado que pedía por un lado la interrupción pero hacía a referencia a "salvar las dos vidas".

Cabe resaltar que Gigena y Ousset, que trabajan en el sistema privado, fueron convocados porque ningún médico del sistema de salud público quería hacerlo, y son los únicos dos profesionales que intervinieron en la interrupción del embarazo porque, al llegar al quirófano del Hospital "Eva Perón", todo el personal médico (entre los que estaban el anestesista, la instrumentadora y la enfermera) eran objetores de conciencia y se negaban a participar de la intervención.


Lo más leído