Donald Trump: su agitada vida sexual

La vida del hoy presidente de los Estados Unidos, Donald Trump es conocida por sus exentricidades . Su vida sexual no ha sido ajena a ello.
Donald Trump: su agitada vida sexual

Donald Trump: su agitada vida sexual

22 de Enero del 2017 - 11:41 » Textos: Redacción Multimedia con información de El Mundo » Fotos: internet

Donald Trump, el hoy presidente de los Estados Unidos, es conocido por sus diversas extravagancias, así como por sus excesos en su vida sexual. Los detalles de su conducta sexual han sido revelados en una entrevista al magnate en la década de los 90 para la revista “Playboy” y ha pasado desapercibida durante muchos años, porque nadie consume Playboy por su artículos, sino por sus fotos. Entrevista realizada por Marken Bowden, así como otras entrevistas, del mismo carácter, brindadas hace muchos años por el nuevo inquilino de la Casa Blanca, dan a conocer mucho más de Trump en este ámbito.

Una de las mejores formas de conocer a Donald Trump es justamente con la pregunta de Howard Stern, durante una entrevista radial en Estados Unidos. Stern preguntó a Trump, cuando la princesa Diana falleció en un accidente de tráfico en París el 31 de agosto de 1997: “ Te la hubieras tirado si hubieras podido, ¿verdad?. La respuesta de Trump: “Yo creo que sí”. “¿Y María Carey? ¿Le echarías un polvo”, “Lo hubiera hecho sin pensar”, fue la respuesta del ahora polémico presidente de los Estados Unidos.

Trump durante otra entrevista a Stern (1997) le dijo que tuvo mucha suerte y se refería a las consecuencias de su agitada vida sexual. “Ese es un mundo peligroso. Asusta, porque es como Vietnman, como la época de Vietnam”. El peligro al que se refería eran las enfermedades de Transmisión sexual. Estos ya eran los tiempos en los que el magnate estaba en todas partes y con todas las mujeres.

Trump también le dijo a Stern que antes de tener relaciones sexuales con una mujer, ésta tenía que pasar un “test” con su médico personal para saber si estaba “limpia” de virus y bacterias.

En septiembre del 2004, durante otra entrevista brindada a Stern, Trump le dijo: “No me gusta el sexo anal” y agregó “ No me gusta el sexo oral”. En ese entonces, Trump también dejo ver su lado romántico, afirmando que estaba muy enamorado de Melanija Knavs. Un año después ella sería Melania Trump, la esposa del acaudalado empresario.

En otro momento, la ex segunda esposa de Donald Trump, Marla Maples, fue portada del New York Post, diciendo, “he tenido el mejor sexo”, refiriéndose a su vida de pareja con el magnate. Para asombro de muchos, estas declaraciones le parecían a Trump, totalmente normales. “ No necesito Viagra. Más bien algo que tenga el efecto contrario. No es por presumir. Es que es así”, Así lo afirmó para otro medio en los noventa.

“Es muy difícil que una tía plana sea atractiva”, Trump dejo ver que tiene muy claro lo que le interesa de una mejer, así como en sus relaciones con ellas. En una fiesta en la Mansión Playboy, Trum se dirigió al fundador de la revista, Hugh Heffner, y , señalando a las modelos de Playboy y a las mujeres concursantes de su “reality”, le dijo: “ Tu eres el dueño de ésas y yo soy el dueño de éstas”.

Por sus propias declaraciones del hoy presidente de los Estados Unidos, se sabe que no solo es un narcisista absoluto sino con una capacidad nula de empatía. Otro detalle importante, es que Trump tiene miedo a envejecer y eso se explica con el largo número de cirugías en su rostro, además del particular color que usa para su cabello. Así lo detalló en una entrevista a “Playboy” en 1997, cuando dijo: “odio cumplir los 50”.

Para Trump, el ego es fundamental. Bowden le preguntó ¿ tiene ego la madre teresa de Calcuta, lo tenía Jesucristo?, y él respondió, “ por supuesto, y mucho más de lo que podamos imaginar”. Para mucho, es muy posible que su llegada a Casa Blanca, no sea más que una pretensión de su ego.

Ir a la nota anteriorMundo Trump critica las manifestaciones en su contra

Lo más leído