EEUU: La macabra historia de los hermanos de 12 y 13 años que mataron a su madrastra

Aunque está probado que los dos hermanos mataron a la mujer, la opinión pública se pregunta qué impulsó a dos niños a apretar el gatillo.
EEUU: La macabra historia de los hermanos de 12 y 13 años que mataron a su madrastra

EEUU: La macabra historia de los hermanos de 12 y 13 años que mataron a su madrastra

04 de Agosto del 2015 - 13:42 » Textos: Con información de Play Ground » Fotos: Con información de Play Ground

Tenían 12 y 13 años y un  juez los convirtió en los condenados por asesinato en primer grado más jóvenes de Estados Unidos.  Han pasado 16 años en dos prisiones del Estado de Florida, han crecido entre rejas y ahora acaban de ser liberados. El pasado 28 de julio salió Curtis, y el día 1 de agosto fue el turno de Catherine. Ahora tienen 29 y 30 años.

Aunque está probado que los dos hermanos mataron a la mujer, la opinión pública se pregunta qué impulsó a dos niños a apretar el gatillo.

La mañana del 6 de enero de 1999, Sonya Nicole estaba completando un puzle en el salón de la casa familiar cuando recibió un disparo en el torso. Catherine quería usar la escopeta de su padre para disparar a su pareja, pero el arma se le cayó de la mano. Entonces Curtis la recogió y vació el cargador en Sonya Nicole.

Disparó 9 veces, acertó 4.

Catherine limpió las huellas del arma y trató de simular la escena de un robo. Después, los hermanos huyeron a través del bosque.

En 2009, desde prisión, Catherine aceptó una entrevista con John A. Torres, un reportero del Florida Today que se convirtió en una pieza clave para descubrir las interioridades del caso al mundo.

Según lo que contó Catherine, ella y su hermano no solo quisieron matar a la novia de su padre, también querían deshacerse de su protegintor y de otro pariente. El motivo es que tanto ella como su hermano estaban sufriendo abusos sexuales.

Entre otras cosas, ese "pariente" la obligaba a hacerle felaciones "hasta vomitar" y dormía con su hermano.

Catherine también contó que su madre biológica había abandonado a la familia tras años de maltratos, y que fue entonces cuando ese "pariente", que ya había sido encarcelado por mantener sexo con una joven de 14 años, se mudó a su hogar.

Catherine le había contado los abusos a su padre y a su novia, pero ninguno de los dos creyó a la niña de 13 años.

"Me arrepiento de haberla matado, pero al entrar en prisión me sentí muy feliz de estar lejos [de esa casa]. Sé que suena muy alocado, pero llegó un punto en que sólo quería estar lejos de todo y sentirme segura", dijo Catherine al reportero de Florida Today.

Con información de Play Ground

Lo más leído