Texas: tiroteo en iglesia deja 26 muertos y decenas de heridos

La balacera ocurrió en plena misa. El presidente Donald Trump se pronunció sobre el ataque
Texas: tiroteo en iglesia deja 26 muertos y decenas de heridos

Texas: tiroteo en iglesia deja 26 muertos y decenas de heridos

05 de Noviembre del 2017 - 18:57 » Textos: Agencias Correo EFE/AFP » Fotos: Video: AFP

Al menos 26 muertos y decenas de heridos es el saldo del tiroteo en un iglesia baptista de Texas (Estados Unidos), informó el gobernador de Texas, Greg Abbott. El incidente ocurrió en un templo de Sutherland Springs, a 45 kilómetros al sureste de San Antonio. 

"Hasta este momento, hay 26 vidas que se han perdido. No sabemos si ese balance se agravará o no", dijo Abbott. 

La Policía informó que el autor del ataque fue abatido. Ha sido identificado por varios medios como Devin Alley, un hombre blanco de 26 años, quien murió después de enlutar a la población de Sutherland Springs, de menos de 500 habitantes. 

La agencia AFP informó que un niño de dos años figura entre los heridos, indicó el sitio web del diario Dallas Morning News.

ATAQUE

Según un testigo informó a CNN, un hombre entró en el templo de la localidad de Sutherland Springs, en torno al mediodía, durante la celebración de la misa. Escuchó al menos 20 disparos. El FBI ya se encuentra en la zona del incidente para asistir en la investigación.

Un detective de la policía que habló con Fox News indicó que ya no hay una "amenaza activa" en el templo.

La balacera ocurrió en la Primera Iglesia Bautista de Sutherland Springs, en el sureste de la ciudad texana de San Antonio, dijeron los medios.

TRUMP SE PRONUNCIA

En su primera reacción al tiroteo, el presidente estadounidense Donald Trump escribió en su cuenta de Twitter: "Que Dios esté con la gente de Sutherland Springs, Texas. El FBI & agencias de la ley están en la escena. Estoy monitoreando la situación desde Japón".

El tiroteo ocurrió un mes después de que un hombre armado disparara desde una habitación de un hotel de Las Vegas, Nevada, matando a 58 personas e hiriendo a centenares de personas que asistían a un concierto al aire libre.

El incidente ocurrió además dos años después de que un supremacista blanco, Dylann Roof, entrara a una iglesia negra de Charleston, Carolina del Sur, y matara a tiros a nueve personas.