Hospital indemniza a familia con $60 mil por haber obligado a vivir a mujer

Mujer había escrito un testamento pidiendo que no la dejen vivir en caso de sufrir un derrame cerebral
Hospital indemniza a familia con $60 mil por haber obligado a vivir a mujer

Hospital indemniza a familia con $60 mil por haber obligado a vivir a mujer

07 de Diciembre del 2017 - 14:48 » Textos: Redacción Multimedia » Fotos: Tracy Barker

Una mujer que vio cómo su madre sufrió con la demencia y no quería pasar por lo mismo, por ello exigió que la dejen morir en caso de sufrir un derrame cerebral, pero tras ocurrir ello, los médicos la alimentaron artificialmente durante casi dos años. Ahora, el hospital donde fue tratada indemnizará a la familia con $60 mil por haber obligado a vivir a mujer.

Según informa la BBC, el consejo del Hospital George Eliot de Inglaterra admitió su responsabilidad en lo ocurrido y en un acuerdo fuera de juicio accedió a pagar 45.000 libras esterlinas, unos US$60 mil.

"Aceptamos que el consejo no actuó de acuerdo a las directrices que la fallecida había dejado por adelantado y que fallamos en el manejo de ese documento, ya que no lo almacenamos de manera que pudiera ser fácilmente observable", se lee en una carta que emitió el hospital sobre el hecho.

Se trata de la paciente Brenda Grant, quien tenía claro lo que quería. Y es que tras perder paulatinamente a su madre por la demencia, temía más a la degradación que a la muerte. Por ello hizo con anticipación un testamento vital con instrucciones médicas en el que se documentan los deseos del paciente. El deseo de Brenda era que no la mantuvieran artificialmente con vida.

El testamento indica que si ya no tenía lucidez mental o si sufría alguna de una lista de enfermedades, no quería recibir tratamientos que le prolongaran la vida. También que no quería que la alimentaran pero que si tenía síntomas de dolor sí le dieran analgésicos para quitárselos, aún cuando la administración de esos analgésicos le acortara la vida.

Sin embargo, a los 81 años, después de haber sufrido un derrame cerebral, los médicos la alimentaron artificialmente durante casi dos años. "Ella nunca querría convertirse en una carga para nadie", dijo su hija Tracy. En 2012 Grant sufrió un derrame que la dejó incapaz de caminar, hablar o tragar alimentos.

Después de pasar tres meses ingresada en el hospital, los médicos le hicieron la siguieron alimentando con sondas y luego la enviaron a una residencia para ancianos. Ello a pesar que habían  recibido el testamento. "Tenía miedo de que la mantuvieran con vida porque tenía miedo de que la pusieran en una residencia. El testamento estaba enterrado en medio de gran cantidad de papeles de su historial médico", dijo Tracy Barker a BBC.

Fue su médico de familia el que los alertó sobre la existencia del documento después de que Grant volviera a ser ingresada en el hospital. Finalmente, le quitaron los tubos de alimentación y murió en agosto de 2014.

"Estoy muy, muy enfadada conmigo misma por haber dejado que mi madre sufriera durante dos años por algo por lo que no necesitaba sufrir. Yo no quería que mi madre muriera, nadie quiere que su madre muera, pero ella murió el día en que tuvo ese derrame, porque ya nunca podría volver a hacer nada de lo que podía hacer antes".